Deportes

José Francisco Cevallos se va con fracaso ‘anunciado’

‘Crónica de una muerte anunciada’. Con el título de la célebre novela del Nobel colombiano Gabriel García Márquez, Carlos Torres Garcés y Flavio Perlaza, exjugadores de Barcelona, coinciden al describir el fracaso canario en la temporada 2019, consumado la noche del miércoles al empatar a 0 con Aucas y despedirse de los playoffs.

De nada les sirvió haber quedado segundos en la fase regular, tener la ventaja deportiva para avanzar (si ganaban 1-0), no haber sido el cuadro más ofensivo de la ronda previa. Ante un adversario teóricamente inferior fueron inoperantes y su condición de favorito de la llave se evaporó.

José Francisco Cevallos, que entregará la presidencia a Carlos Alfaro Moreno, el próximo 5 de diciembre, se despide con una campaña llena de problemas financieros, institucionales, demandas, idas y venidas de técnicos, y una deuda cuyo monto nunca pudo conocerse.

Y es precisamente a esos inconvenientes a los que Palillo y el Fantasma atribuyen el derrumbe deportivo. “El que mal empieza, mal acaba. Lo sucedido con Barcelona simplemente es una muerte anunciada. El club soportó muchísimos problemas en los últimos meses, y eso se ve reflejado ahora”, dijo Torres Garcés, campeón con Barcelona en 1981. El exvolante consideró, además, que los canarios tienen mejor plantel que el Aucas.

“Barcelona, en todos los aspectos, es inmensamente superior al Aucas. Aun así no pudo pasar la eliminatoria ante un rival que ellos eligieron. Aunque no lo reconocen, escogieron a los orientales con el fin de pasar de fase y ahora están eliminados”, agregó el Palillo.

Torres Garcés incluyó entre los ingredientes del desastre canario al fichaje del técnico Tabaré Silva (cedido temporalmente por Deportivo Cuenca). “Fue un error no haber puesto a dirigir, en estas últimas fechas, a alguien de casa”.

“No sé cuál sea el trasfondo de la salida del técnico anterior (Leonardo Ramos), pero (la dirigencia) debió hacer un esfuerzo para que se quede porque conocía el equipo. Y si no lo consiguieron debieron poner a gente de la casa, que lo habría hecho mejor”, concluyó.

El Fantasma Perlaza coincidió con su excompañero torero. “Esto es la crónica de una muerte anunciada. Hubo tantos inconvenientes este año y por eso este resultado. En esta etapa no se podía fallar y lastimosamente Barcelona no estaba en condiciones para superar a sus rivales”, indicó el cuatro veces campeón con los amarillos (1980, 1981, 1985 y 1987).

El exzaguero estimó que fue un error el interinato del uruguayo Silva exclusivamente para los playoffs.

“Errores hubo muchos. Barcelona es un equipo bastante complicado de manejar. Se trajo a un técnico, que si bien es cierto dirige a un club de acá (Deportivo Cuenca), hay que reconocer que no es lo mismo manejar al Cuenca que a Barcelona”, dijo Perlaza.

“Antes se le dieron oportunidades a José Gavica y se debió continuar por la misma línea. Había que brindarle la oportunidad a alguien que salió del club, que siente a Barcelona y que es respetado por los jugadores. Eso habría sido beneficioso para los resultados”, finalizó el excapitán torero.

Tres títulos en 24 torneos para antiguo campeón habitual
A Barcelona se le acabó el 2019 antes de diciembre. Los canarios fueron eliminados por Aucas en la primera ronda de los playoffs (global 1-0 en juegos de ida y vuelta de cuartos de final). Así, el club canario, que antes ganaba títulos con frecuencia apabullante, ahora completa 24 torneos nacionales con apenas tres coronaciones (1997, 2012 y 2016).

Del dominio avasallador de la década de los años 80, época de abrumador éxito cuando los amarillos se acostumbraron a dar vueltas olímpicas al quedarse con cinco de diez trofeos (1980, 1981, 1985, 1987, 1989) y con dos subtítulos (1982, 1986), Barcelona pasó a la era de las conquistas con cuentagotas.

En 18 certámenes, de 1980 a 1997, fue monarca en ocho, pero en los 15 años posteriores Barcelona sufrió la sequía más larga desde que compite en el torneo ecuatoriano.

Y mientras en 20 años Liga obtuvo siete títulos (1998, 1999, 2003, 2005, 2007, 2010, 2018) y Emelec, en 16 años, se adueñó de seis (2001, 2002, 2013, 2014, 2015, 2017) Barcelona, en 22 años (desde 1997 hasta hoy), solo fue tres veces campeón: 1997, 2012 y 2016.

Y de estar en 1990 y 1998 cerca de obtener la Copa Libertadores, pasó en el 2000 y el 2009 a salvarse de bajar a la serie B. (D)

 

 

 

EL UNIVERSO