Actualidad

Jorge Glas busca que no se pericien sus dos celulares y un iPad incautados en su detención en la Embajada de México

La defensa del líder correísta Jorge Glas solicita al juez de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), Julio César Inga, quien está a cargo del caso Reconstrucción de Manabí, que se revoque la providencia en la que da paso a que se pericien dos celulares de la marca Apple y un iPad que fueron incautados el 5 de abril pasado, durante la incursión en la Embajada de México, en Quito, para detener al exvicepresidente de Rafael Correa.

El 12 de abril pasado, Inga autorizó a que los equipos electrónicos de Glas sean sometidos a un proceso de extracción de información, análisis, materialización y transcripción de su contenido. Este pedido fue solicitado por el fiscal general subrogante Wilson Toainga.

Los tres dispositivos de Glas fueron ingresados con cadena de custodia en el Centro de Acopio de Indicios y Evidencias de Criminalística de la Policía Nacional, de Quito, luego de que el vicepresidente fue capturado en la Embajada de México.

Andrés Villegas Pico, defensa del correísta que mantiene dos sentencias en firme por actos de corrupción cometidos cuando estuvo en funciones, cree que la cadena de custodia está “irremediablemente comprometida” pues quien recibió la evidencia, entre ella, los dos celulares y el iPad, no estuvo cuando se produjo la incautación, por lo que no tiene la certeza de que las cosas que aparecen descritas en el parte policial respectivo son las mismas cosas que fueron tomadas en la Embajada de México la noche de ese 5 de abril.

Tampoco, dice Villegas, existe la certeza de qué es lo que pasó en el trayecto desde la Embajada de México en Quito hasta la Unidad de Flagrancia, en donde fue ingresado Jorge Glas luego de que se cumplió con la orden de ubicación y captura, con las cosas incautadas. Incluso refiere que no conocen cuántas personas tuvieron contacto o acceso a las evidencias incautadas, entre ellas, los dispositivos electrónicos.

La pretensión de Glas era salir de prisión mediante un habeas corpus, pero magistrados nacionales decidieron que siga en la cárcel de máxima seguridad La Roca, en Guayaquil. El Tribunal de la Corte Nacional que conoció el recurso de habeas corpus concluyó que la detención fue “ilegal y arbitraria”.

La pretensión de Glas era salir de prisión mediante un habeas corpus, pero magistrados nacionales decidieron que siga en la cárcel de máxima seguridad La Roca, en Guayaquil. El Tribunal de la Corte Nacional que conoció el recurso de habeas corpus concluyó que la detención fue “ilegal y arbitraria”.

La Sala estuvo conformado por los jueces Mónica Heredia (ponente), Liz Barrera y Adrián Rojas. Los magistrados aceptaron el recurso de habeas corpus y determinaron que, si bien la detención fue ilegal y arbitraria, y que se vulneró el derecho a la libertad personal de Glas, no se puede disponer la liberación del exvicepresidente porque aún tiene sentencias condenatorias por cumplir, las cuales no pueden ser modificadas por el Tribunal.

Justamente Villegas recordó la decisión del Tribunal respecto a que fue ilegal y arbitraria la detención. En ese contexto, el abogado critica el que se vaya a periciar, que podrían ser medios de prueba, objetos que son producto de una detención ilegal y arbitraria.

“Las pruebas obtenidas o actuadas con violación de la Constitución o la Ley no tendrán validez alguna y carecerán de eficacia probatoria. Y porque se intenta explotar pericialmente objetos sobre los cuales no existe una garantía de autenticidad (fin de una correcta cadena de custodia según el primer inciso del artículo 456 del COIP), por estar comprometida irremediablemente la cadena de custodia, pues quien elaboró el parte policial (…) no estuvo en la Embajada de México, donde fue ilegal y arbitrariamente detenido Jorge Glas”, sostiene el documento presentado al juez Inga, de la CNJ.

La resolución judicial respecto al habeas corpus se emitió la tarde del viernes 12 de abril, en la reinstalación de la audiencia. La diligencia se instaló a las 17:00 del jueves y fue suspendida la madrugada del viernes tras doce horas de desarrollo, en las que se escucharon los argumentos de las partes, se expusieron pruebas, se tomó el testimonio de Jorge Glas e intervino la ministra de Gobierno, Mónica Palencia.

En su testimonio, Glas aseguró que fue golpeado y torturado por los agentes que ingresaron armados y encapuchados a la embajada. De igual manera, afirmó que Roberto Canseco, diplomático mexicano, también fue atacado por los uniformados. El exvicepresidente solicitó al tribunal que se lo devolviera a la embajada y que también se le conceda el salvoconducto para poder salir de Ecuador.

Las defensas de los jefes de la Policía Nacional y Fuerzas Armadas descartaron que hubo maltratos hacia Glas y afirmaron que se respetaron sus derechos humanos. Justificaron que la intervención a la sede diplomática se apegó a la ley, decretos ejecutivos y en cumplimiento de las órdenes de captura contra el exvicepresidente.

En un informe, el comandante de la Policía Nacional afirmó que la orden de la detención de Glas provino de “manera verbal y escrita” por parte del presidente Daniel Noboa.

Además de las penas en firme por los casos Odebrecht y Sobornos 2012-2016, Jorge Glas es investigado por el delito de peculado, parte del caso Reconstrucción de Manabí. En este proceso penal se analiza el mal uso de recursos provenientes de la Ley de Solidaridad destinados para la reconstrucción de Manabí y las zonas aledañas afectadas por el terremoto en 2016.

Según la Fiscalía, no solo se construyeron obras que no eran prioritarias, sino también sé beneficios con la entrega de estas obras a empresas relacionadas con los procesados.

Fuente:  KCH