Deportes

JORGE AGUIRRE MEDINA

Por Xavier Muñoz Avilés

xma7@hotmail.com

UN HÍPICO DE NACIMIENTO

El recordado, y prematuramente fallecido, médico veterinario Dr. Jorge Aguirre Medina, nos contó -en el año 2006- su gran amor a la actividad en donde realizó infinidad de oficios y tuvo varias funciones.

Nacido en 1951, junto a su familia estuvo presente en la inauguración del hipódromo de Mapasingue el 24 de mayo de 1956. Era compañero de su padre Antonio, quien a los 12 años le permitió desempeñarse como vendedor de boletos de la polla, en las oficinas del JCG, en Rumichaca y Vélez; dos años después fue designado Juez de Pista y al llegar a la mayoría de edad las ofició de Juez de llegada, también fue Juez de Partidas, Comisario, Handicapper, llegando a ocupar la Gerencia hípica cuando frisaba los 28 años de edad.

2-1

24 mayo de 1956 inauguración de Hipódromo Santa Cecilia acompañando a sus padres y su abuela María junto con su hermano Antonio. 

También las ofició de juez de peso y paddock en los tres hipódromos, Santa Cecilia, Costa Azul y Buijo. Fue Tesorero de la Asociación de Propietarios y Criadores de Caballos PSC del Ecuador, en las presidencias de José Hidalgo Andrade, Silvio Devoto Passano y Carlos Julio Arosemena Peet.

En 1975 diagnosticó la Anemia Infecciosa Equina, realizó un curso de especialización para desarrollar el Test de Coggins y tratar de erradicarla en el país, logrando anular por completo la presencia de la A.I.E. en los  hipódromos y criaderos de purasangres en Ecuador, estatus que se ha mantenido hasta nuestros días, no así en otros lugares donde desde 2010 se presentan brotes del mal.  Debido a la presencia del virus, muchos ejemplares tuvieron que ser sacrificados, por ello -luego de lograr normalizar la situación- fue encargado, junto a otros dirigentes, para realizar una importación desde Chile que ayudaría a compensar las bajas sufridas en el activo caballar.

Como aficionado fue seguidor de la yegua ROSASA, de don Alberto Vallarino Benites, por ello al decidirse a tener ejemplares en solitario, bautizó con este nombre su stud, al que pertenecieron los chilenos ZAIN y BASSI, una yegua extraordinaria que le dio múltiples satisfacciones en la arena de Buijo. Otro stud que mantuvo fue “Banana Six” que tuvo como defensor a SOLITO, un potrillo nacido en el desaparecido haras San Luis, de Jujan.

Luego de la enfermedad de su padre, a fines de 1993 se encargó con éxito de mantener vigente el Stud Book Ecuatoriano y para completar la amplitud de sus actividades, por más de quince años fue el encargado de enviar información hípica a Diario Extra.

La muerte lo sorprendió una mañana cuando iba a cumplir sus labores profesionales, a temprana edad, privándonos de la presencia de un gran hípico y excelente ser humano.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.