Opinión

Jello Snack: Arte con gelatina

Con la visión emprendedora y las ganas de darle algo nutritivo a su hija, Mariuxi Peñafiel decidió hacer de sus habilidades un negocio redituable que ya está rindiendo frutos.

GUAYAQUIL. Si acaso existe un postre que nadie desprecia, es la gelatina. La facilidad con la que se prepara y las diversas formas que se le puede dar hicieron que Mariuxi Peñafiel emprenda un negocio diferente.

La idea nació el año anterior, a raíz de que su hija, María Emilia, entró a pre kínder, viéndose en la obligación como madre, de mandarle algún lunch nutritivo en la lonchera. Buscó en las diferentes cadenas de supermercados y no encontraba ese producto que reunieran todos los nutrientes que debe de consumir un pequeña.

“Buscaba algo variado y que pudiera enviarle todos los días. Algo diferente que le guste a los niños y que venga en porciones pequeñas. Entonces, yo me dije, ‘bueno vamos a empezar a hacerle cosas en la casa’. Mi mamá siempre ha estudiado repostería, ella siempre ha hecho todo lo que es dulces, pan, tortas, bocaditos. De ella he aprendido, porque siempre me ha gustado ayudarle”, recalcó.

De ahí surgió Jello Snack, que es una combinación de gelatina sin sabor acompañadas de malvaviscos, besitos, frutillas, oreo, gomitas entre otras cosas. Además, Mariuxi investigó y encontró que en Ecuador no existe un negocio parecido, algo novedoso y diferente, que a la gente le puede llamar la atención, sobre todo a las mamás para mandar el lunch a los niños. Ese fue el inicio.

“Para las que son mosaico, malvavisco, oreo y de yogurt, la gelatina sin sabor es la base, esa es la magia como digo yo. De ahí preparo con la gelatina clásica que es de fresa, de uva, pero siempre me gusta darle un toque de decoración, porque todo siempre entra por los ojos”, recalcó.

Sus productos como la flor de gelatina de galletas oreos, la corona de mosaicos de leche, los postres de yogurt, el gelapastel entro otros, siempre llevan un toque especial que llama la atención, algo bonito para la vista.

Semanalmente comenzó produciendo estos snack para los compañeritos de su hija, y luego el producto fue dándose a conocer atreves de las redes sociales Jello_Snack, jello-snack y jello-snack@hotmail.com, de Instagram, facebook y correo electrónico, respectivamente, ya que las comercializa en su trabajo, fiestas y bajo pedido; la gente ya la reconoce y recomienda.

Ella recalca que una de sus primeras creaciones fue un mosaico con base de tres leches, además de la gelatina sin sabor y los cuadritos de gelatina de colores, postre que lo realizó en su casa, en Belohorizonte.

Ahora, uno de sus objetivos a mediano plazo, es abrir un local para poder exhibir sus creaciones. Diariamente, Mariuxi hace cerca de 50 vasitos de snack, que los distribuye en todo el Parque Empresarial Colón, por lo que resalta que “ahí hay bastante demanda, porque están todas las empresas y como es algo novedoso siempre les queda bien un postrecito o un snack fuera de lo común, y a la vez, no es algo pesado ni que va a engordar mucho, es algo más nutritivo y ligero”, resaltó.

Los vasitos los vende entre $1 y $1.25 y las coronas pequeñas a $8, la mediana a $12.50 y la grande, en $20.

Para ingresar en este negocio, Mariuxi inició con aproximadamente $200, dinero que lo invirtió en productos como la gelatina sin sabor, las gelatinas normales, leches condensadas, oreos entre otras cosas.

Aunque recalca que lo más difícil para un emprendedor es arriesgarse y tomar la decisión para hacerlo, “porque siempre dices: ‘vamos a ver o me gustaría, pero es cuestión de decidirte y hacerlo. Lo más difícil, creo yo, es tomar la decisión, arriesgarte y ponerte a trabajar duro”, recalcó Mariuxi, quien le dedica entre tres a cuatro horas a esta actividad.

Ella quiere seguir innovando en este negocio y se ha propuesto lanzar productos light, porque tiene un grupo que le piden snacks bajos en calorías. Además de los jelly shot –gelatina con alcohol-. (DO/La Nación)