Actualidad

Jairala: La falta de dragado del río Guayas no puede ser el chivo expiatorio de inundaciones

Por ello, reiteró que «la inundación es una suma de cosas, no solo el dragado. El dragado es parte de la solución pero no es todo el problema. Yo no acepto que al dragado se lo tome como un chivo expiatorio en las inundaciones de Guayaquil».

GUAYAQUIL. El lunes sería la reunión del ejecutivo guayasense con el presidente del Conagopare para dialogar sobre propuesta de reformas a prefecturas

Al analizar las causas de la inundación registrada el pasado martes 19 de enero en Guayaquil, el prefecto Jimmy Jairala explicó que la falta de dragado del río Guayas no puede ser el chivo expiatorio.

«Mi preocupación no es polemizar sino velar porque los ciudadanos que están en la provincia del Guayas lleven una vida mejor», dijo Jairala al inicio del diálogo semanal de este jueves 21 de enero de 2016, que tuvo como matriz a radio CRE.

Luego mencionó que la falta de dragado «es parte del problema, pero no lo es todo. Hay otra serie de factores que contribuyen a que la ciudad de Guayaquil se inunde». Entre ellos mencionó el incremento del nivel del mar por el cambio climático, el obsoleto sistema de alcantarillado de la ciudad en algunos sectores, el taponamiento de alcantarillas por basura. También se hizo eco de un informe de Inocar que señala que durante el momento de la lluvia no había pleamar.

Es más, un estudio –elaborado para tramitar el crédito que entregó la Corporación Andina de Fomento al Municipio de Guayaquil para modernizar el alcantarillado de la urbe- determinó que el principal problema de la ciudad se debe a que la red antigua tiene problemas físicos derivados de su vetustez de más de 50 años: daños estructurales, corrosión, alineamientos defectuosos, etc. A ello se suma la obstrucción de las alcantarillas con sólidos arrastrados por la correntía y basura.

Por ello, reiteró que «la inundación es una suma de cosas, no solo el dragado. El dragado es parte de la solución pero no es todo el problema. Yo no acepto que al dragado se lo tome como un chivo expiatorio en las inundaciones de Guayaquil».

«Si hay alguna autoridad en esta provincia o hay algún funcionario –agregó- que piensa que dragar es la panacea y que se acabarán los problemas, no es exacto. El dragado va a contribuir, cuando se haga, a solucionar particularmente los problemas de inundaciones en las zonas bajas del Guayas, puntualmente en cantones que sufren de inundaciones cuando hay lluvias excesivas; y, por supuesto, que tiene una incidencia en Guayaquil».

Sobre el proceso de contratación del dragado, informó que se avanza en la consecución del crédito para financiar la obra que representará una inversión de USD 60 millones. «Estamos a punto de conseguirlo, a una tasa de interés bajísima, accediendo a créditos para países en vías de desarrollo y firmaremos el contrato –como me comprometí- en el mes de mayo de 2016… Estamos haciendo lo que a nosotros no corresponde de manera sumamente responsable».

En el resto de la provincia, Jairala comunicó que –por ahora- solo hay dos puntos donde se han reportado problemas por las lluvias. El uno es en el sector Barbarita, ubicado en El Rosario, cerca de Chonero, en El Empalme, donde se socavó una vía que ya fue reparada con la colocación de nuevas alcantarillas de 72 pulgadas. La otra afectación es a un muro de contención en San Antonio, en Durán, que está siendo reparado.

Entre otros temas, el ejecutivo guayasense también anunció que este lunes se reuniría con el presidente del Consejo de Gobiernos Parroquiales del Ecuador (Conagopare), Bolívar Armijos, en Guayaquil, para analizar la propuesta de este último de reformar a las prefecturas.

«Está por precisarse la hora. Vamos a conversar y vamos a buscarle una salida a este tema, porque este es un remedio peor que la enfermedad. Si queremos que esa relación cordial y fluida con las juntas parroquiales se mantenga –al menos en Guayas se da- es necesario ceder posiciones y, en este caso, lo ideal sería que la Conagopare desista de ese proyecto», indicó Jairala.

Por ello, el prefecto del Guayas expresó su aprecio a la madurez expresada por Armijos al aceptar el encuentro; pero dijo que la misma también se debe ver reflejada «en la necesidad de sentarse a conversar cuando hay un proyecto que no tiene la aceptación ni siquiera unánime dentro de su propio gremio».

En ese sentido, Jairala recordó su propuesta de fortalecer a los gobiernos intermedios y no de debilitarlos. «Lo mejor es sentarse a conversar y ver de qué manera llegamos a un acuerdo… Si este proyecto se impulsara y fuera ley de la República, sería más bien debilitar a los gobiernos intermedios, sobre todo a las prefecturas, y sería prácticamente ponerle la lápida a las prefecturas». (PREFECTURA DEL GUAYAS)