Actualidad

Jairala: El paro no contribuye al progreso

El Prefecto ratificó que hoy en la Prefectura será un día normal de labores. Llamó al diálogo y a dejar de calentar las calles

GUAYAQUIL. El paro nacional programado para hoy por diversos sectores de la oposición fue catalogado por el prefecto Jimmy Jairala, en entrevista en WQ Radio, como una acción que no contribuye al progreso; y, por ello, ratificó que no se sumará a dicha movilización.

“Yo no marcho, yo trabajo ese día, que es un día normal para nosotros. No persiguen otra cosa que seguir calentando el ambiente, de suyo ya incómodo, que se está viviendo en los últimos dos o tres meses en el país… Como Gobierno Provincial no nos vamos a sumar y he hecho saber a nuestros simpatizantes que de ninguna manera pueden sumarse a esa medida de hecho”.

El guayasense aclaró que no está en desacuerdo con la manifestación. El problema es con el objetivo de las marchas. “La oposición está en un plano de cerrarse absolutamente al diálogo, de bloquear el diálogo. La misma marcha indígena dice que va a entrar a Quito a pedir la derogatoria de las leyes. Pero quieren llegar a la Plaza Grande y son cosas que ya nos recuerdan a ese pasado al que al menos yo no quiero regresar”.

Jairala remarcó que las fuerzas políticas de antaño todavía creen que se vive en aquella época en que “las cosas se arreglan a las patadas y las cosas se arreglan conversando. Esperemos no seguir viviendo esa misma época”.

A criterio del ejecutivo guayasense, tampoco caben contramarchas ni plantones para enfrentar nada. Más bien, sugirió un diálogo sin descartes. “Aunque no nos guste y aunque nos incomode, también hay que hablar con la oposición. No importa que tenga un pasado turbio, no importa que haya estado inmiscuida –como ha sido históricamente demostrado- en desestabilización. Pero es una oposición que tiene voz y hay que escucharla”.

Eso sí, no descartó la posibilidad de que un sector de esa oposición siga buscando pretextos para seguir calentando las calles lo que –a su criterio- es una forma de golpe blando. “Aunque mañana el presidente de la República los invite a hablar en el palacio de Carondelet, ya no querrán hablar”.

Y agregó que “con el diálogo se han conseguido grandes cambios en el mundo, no solamente en el Ecuador. Pero en este rato es una opción que se ve un poco más lejana con los sectores de la oposición”. (DO/La Nación)