Actualidad

Jairala asistirá hoy al inicio del censo en la Manga del Cura

Aún espera respuesta del Conali a la impugnación del mapa que afecta a Guayas en la consulta popular. El CNE deslindó responsabilidades

GUAYAQUIL. Desde hoy se inicia un período de censo en La Manga del Cura, como parte de la primera de tres etapas previstas por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para definir cuál es el número de electores en ese sector que van a decidir si, a través de la consulta, si quieren pertenecer a la provincia de Guayas o Manabí. El mismo durará hasta el 30 de agosto y luego vendrá la campaña electoral que se realizará entre el 19 al 24 de septiembre.

“La provincia está preparada más que nunca, ha trabajado más que nunca en este período. Tenemos cinco frentes de trabajo en la Manga; hay contacto con los habitantes dándoles a conocer los beneficios que representa la provincia del Guayas con vistas al futuro que se plantea”, dijo el prefecto Jimmy Jairala, quien aseguró que hoy estará en la Manga del Cura como parte del inicio del censo que hará el CNE para actualizar el número de votantes que deberán acudir a las urnas el 27 de septiembre. La previsión inicial es que en los 487 km2 voten alrededor de 16.000 personas.

El ejecutivo guayasense resaltó que Guayas vigilará el proceso para evitar el cambio de domicilio. “El presidente del CNE (Juan Pablo Pozo) ya dijo que no van a ser autorizados pero cuidado en el camino se genera esta posibilidad. Lo que queremos es que vote solamente la gente que vive en la Manga”.

Jairala también rechazó la violencia que se pueda generar en torno al proceso. En ese sentido, hizo un llamado a su similar de Manabí, Mariano Zambrano, para que baje el nivel de la confrontación.

Durante la celebración por el 51 aniversario de creación del recinto El Paraíso La 14, Zambrano pronunció un discurso proManabí, desde una tarima, con machete en mano. “La campaña tiene que ser tranquila porque después de la consulta, sea cual fuere el resultado, vamos a seguir viviendo uno al lado de otro y la gente de la Manga va a seguir viviendo en el mismo lugar”. (DO/La Nación)