Actualidad

Jaime Nebot: «Si el PSC está débil, ¿por qué se preocupan tanto por nosotros?»

El exalcalde de Guayaquil y líder del Partido Social Cristiano (PSC), Jaime Nebot, habló con PRIMICIAS sobre el perfil que deberá tener el candidato presidencial de su partido y la necesidad de una renovación generacional en la política nacional.

Jaime José Nebot Saadi (Guayaquil-1946) ha sido una figura gravitante en la vida democrática del país. Con 40 años de participación activa en la política nacional, el exalcalde de Guayaquil y líder vitalicio del Partido Social Cristiano (PSC) reflexiona sobre la situación de su organización. Nebot recibe a PRIMICIAS en el estudio de su casa, ubicada en una exclusiva urbanización de la Isla Mocolí, en la avenida Samborondón (Guayas).

Ofrece café y muestra en detalle su vasta colección de libros y armas clásicas. En el despacho hay tres estanterías llenas de obras de Stiglitz, Smith, Tirol, Sachs y biografías de personajes como John F. Kennedy y Bill Clinton, expresidentes de Estados Unidos, aunque sigue con atención la obra del autor israelí Yuval Noah Harari (Sapiens: De animales a dioses).

También hay un espacio especial para textos como El gran libro de los insultos, Inventario general de los insultos o Florilegio de frases envenenadas. «Los he leído todos», dice con modestia.

Se sienta con buen talante en su escritorio de madera, tallado por artesanos ibarreños en 1953, que perteneció a su padre, el velasquista Jaime Nebot Velasco, y se acomoda el micrófono, mientras pide encuadres para la cámara, así como celulares en silencio.

Nebot no rehúye a cuestionamientos, mucho menos a su partido, que gobernó Guayaquil durante 30 años, desde León Febres-Cordero, pero que perdió frente al correísmo luego de la cuestionada administración de Cynthia Viteri, a quien prefiere no juzgar.

Tampoco le cambia el rictus cuando se refiere a su amigo y exlegislador socialcristiano, Pablo Muentes, procesado por presunta corrupción en el caso Purga. Habla sobre una necesaria, pero estancada renovación política y niega que él sea el único que decide en el PSC.

Usted ha hecho sus evaluaciones sobre la situación actual del país. ¿Cuál es la propuesta real del PSC, de cara a las elecciones presidenciales de 2025, sin una candidatura definida? La posición de la 6 y aliados es que los partidos no son un fin, sino un medio para canalizar un criterio, una propuesta hacia la opinión pública.

Por eso hemos abierto siempre las puertas, sin ningún sectarismo y exigiendo una sola coincidencia de metas y objetivos para sacar adelante el país, fundamentalmente en materia de seguridad y economía, que abarca crecimiento y que es la clave para nosotros.

Ese crecimiento es el que genera empleo y prosperidad. Antes y después de tener candidato, nuestra posición ha sido la misma porque el candidato es importante, pero más importante es la propuesta y por ahí es donde he analizado las cosas. Hay que ir a lo conceptual, porque vale para siempre. Las candidaturas son coyunturales, se pierde, se gana, pasan los periodos, pero la propuesta, que es una meta, no tiene plazo. Algunos dirán ‘ustedes siempre dicen lo mismo’ y sí, a mucho honor.

Así como algunos se solazan en repetir 1.000 veces sus mentiras, tratando de convertirlas en verdades, nosotros les vamos a decir 10.000 veces la verdad.

El PSC mantiene la propuesta de que irá con candidato propio, pero no veo nuevos cuadros que les garanticen una victoria electoral frente al presidente Daniel Noboa, por ejemplo.

Será un candidato nuestro, que piense como nosotros, esté dentro o fuera, aunque creo que adentro hay gente muy valiosa.

¿Cómo quién?

Como muchos, no quiero adelantar eso porque, modestia aparte, mi criterio pesa y no quiero que se trate de mi criterio. Hay gente que cree que en el partido las cosas se hacen a dedo. ¡No, señor!

Pero quien toma las decisiones es Jaime Nebot.

No es así, repito, que tiene peso mi posición, obvio que la tiene, pero nada más. El partido tiene, y dudo que haya otro a ese nivel, un centro de formación política, social y comunitaria, en donde hay jóvenes valiosísimos, por cientos.

Vamos por la cuarta edición con cerca de 2.000 jóvenes formados, desde conceptualidades, hasta oratoria, cómo comunicarse con las personas, territorio, etcétera. Algunos ya son diputados, como por ejemplo el caso de Esmeraldas, y están ascendiendo en las listas porque esto es una carrera, como cualquier otra.

Samuel Celleri, es un joven de 29 años, fue el mejor alumno de la promoción pasada, hoy es diputado principal, encabezó la lista en Esmeraldas. Nosotros sí formamos cuadros.

Jaime Nebot, exalcalde de Guayaquil y líder del Partido Social Cristiano, en su casa en Guayaquil, el 13 de junio de 2024.

Jaime Nebot, exalcalde de Guayaquil y líder del Partido Social Cristiano, en su casa en Guayaquil, el 13 de junio de 2024.  PRIMICIAS

Las elecciones se ganan con popularidad, con votos.

Sí, se ganan con votos, pero es equivocado pensar que el pueblo vota por las formas y, si alguna vez lo hizo, cada día se convence más de que las formas cuentan, pero más cuenta el para qué, el cómo.

Y el quién, también.

El quién también, pero lo pongo al último. El quién es importante si tiene credibilidad, si ha hecho cosas que avalan la propuesta actual, podría ponerle muchos casos. Ahora está de moda que desconocidos llegan hasta la Presidencia de la República.

Pasó con Daniel Noboa. La última elección presidencial, en la que ganó el último de las encuestas, dejó un mensaje para los partidos tradicionales.

Si las elecciones hubiesen sido 15 días antes, Jan Topic (excandidato presidencial del PSC) estaba en la segunda vuelta y eso está claro porque las encuestas serias así lo decían. Evidentemente un acontecimiento detestable y violento, como el crimen del señor (Fernando) Villavicencio pateó los tableros.

Hace muchos años sucedió eso con el economista Abdón Calderón (político liberal ecuatoriano acribillado a tiros en Guayaquil el 29 de noviembre de 1978). La revolución tecnológica cambió la comunicación y también la actitud de los electores.

La gente se ha liberado de tutelas, se ha vuelto un poco voluble, hasta contradictoria, asimilan y propagan noticias ciertas y falsas, pero no hay que confundir todas estas causas que son ciertas con la que para mí es la principal:

la gente está harta de los fracasos de las personas que eligen, no del fracaso del candidato, sino de enterrar sus sueños y aspiraciones, caminando hacia la inseguridad y a la pobreza. Entonces la gente, desesperada porque las cosas no funcionen, elige cosas nuevas.

¿Y el PSC es parte de esos fracasos?

La última vez que el PSC fue gobierno fue en el periodo 1984-1988, con León Febres-Cordero. Pero analicemos las alcaldías del PSC.

A la última alcaldía del PSC en Guayaquil no le fue tan bien.

Yo siempre dejo los juzgamientos al pueblo.

El juzgamiento del pueblo fue escoger a la Revolución Ciudadana. El PSC perdió a la joya de la corona, Guayaquil, la Prefectura de Guayas, ahora se van quedando sin concejales en la alcaldía y luchan para sobrevivir en la Asamblea con acuerdos, según la coyuntura.

No, no. Vamos a explicar las cosas como son. Lamento ponerle el caso. Yo llegué a la alcaldía (de Guayaquil) con el 71% de la votación y me fui, 19 años después, con el 86% de aceptación. Entonces, cuando uno hace las cosas bien, generalmente el juzgamiento del pueblo le es favorable.

No fui más alcalde porque no quería, ni podía, en ese orden. Entonces a mí no me gusta juzgar ni a adversarios ni a amigos como políticos o como personas, porque el pueblo también se equivoca. Nosotros hemos tenido alcaldías como Samborondón, Daule, Manta, Ambato, Machala, Babahoyo, y todos los resultados han sido buenos. Sabemos administrar y, sobre todo, administramos para la gente.

Ningún partido tiene todos sus elementos óptimos o todos sus elementos pésimos, eso no existe. ¿Sobrevivencia en la Asamblea? Si nosotros sacamos 18 legisladores, 16 del partido y dos en alianzas (Santa Elena y Carchi), pero hoy, aún sin candidato, personas que si fueran oportunistas podrían pensar en adhesiones a otras candidaturas, están conversando con nosotros porque estamos coincidiendo en las soluciones que el país requiere.

No estamos diciéndoles vengan al Partido Social Cristiano, renuncien a sus movimientos provinciales, ese no es nuestro estilo. Estamos diciendo: Si juntos vamos por un solo objetivo, tendremos éxito sin necesidad de recurrir a esa práctica, en mi concepto, dolosa y vergonzosa, de comprar diputados como carne en tercena.

Pasó con sus exaliados Guido Vargas y Lucía Jaramillo, ahora cercanos al oficialismo.

Vargas era aliado. Y seguirá pasando siempre, porque el día en que desaparezca la inmoralidad esto ya no pasará, pero seguirá pasando en la proporción que el dinero disponga y se use para eso.

Lo culpan por eso a otro de sus exaliados, el ahora viceministro de Gobierno, Esteban Torres, quien además fue su jefe de bloque en el periodo anterior.

Él nunca fue socialcristiano, sino del (movimiento) Tiempo de Cambio. Suelo respetar a las personas, pero muchas veces no respeto y condeno lo que hacen. A nosotros nos va a ir muy bien, tenga usted la certeza, porque en muchas provincias, donde teníamos cierta deficiencia en la dirigencia, estamos haciendo alianzas o afiliaciones al partido. Aquí no hay camisetazos, nadie ha propuesto despojarse de la identidad actual partidista o de movimiento para venir al partido, ni nosotros se lo hemos propuesto. Hemos discutido para qué queremos juntarnos.

¿Usted cree que el presidente de la Asamblea, Henry Kronfle, u otro miembro del partido tiene posibilidades reales de hacer un buen papel en las elecciones o corren el riesgo de ser el famoso candidato ‘chimbador’ que divida a la tendencia?

El PSC tiene, no solo el derecho, sino la obligación de tener candidato, porque los partidos son para eso. La meta es lograr el poder para servir y transformar para bien la vida de la gente, en especial la de los pobres, con obras y servicios, no con palabras.

Kronfle, y muchos más en el partido, son gente muy capaz y lo han probado. Gente formada, que sabe lo que hay que hacer para sacar adelante el país. ¿Dividir la tendencia? Hay una segunda vuelta y lo lógico es que el primero o el segundo que tenga una similitud con su pensamiento apoye al otro, que no piensa igual ni actuará igual. Y eso ya nos ha pasado, pero pensamos que es preferible a quien sabemos que no podemos apoyar porque sus actos y su pensamiento no coinciden en casi nada con nosotros. Entonces ese argumento no se puede usar.

El hecho de que se piense en personajes como Kronfle o su legisladora Dallyana Passailaigue para las presidenciales, ¿no es exponerse a debilitar su bancada en la Asamblea al lanzar una candidatura que puede no prosperar?

Eso pueden pensar algunas personas a fecha 30 de junio. Aquí hablamos de tendencia, de candidatos. Hablemos de propuestas, porque aquí sale un hombre de la tendencia a proponer cosas que perjudican al país y los demás tienen que salir del juego.

No. El pueblo está tan cansado que está aprendiendo a votar. (Aquí Nebot hace preguntas al periodista) ¿Conoce a un sector de Ecuador al que le esté yendo bien? ¿Cree que hay seguridad en el Ecuador? ¿De verdad hay empleo en Ecuador? ¿El país ha tenido crecimiento económico en los últimos años? Ha tenido decrecimiento. ¿Cree que el manejo de la deuda externa es la adecuada cuando en siete años ha superado en más del 100% la deuda histórica de 187 años, pasando de USD 40.000 millones a USD 83.000 millones? Esa es la historia permanente. Por eso es que la gente empieza a actuar diferente.

¿Si no es al Fondo Monetario Internacional, a dónde acudir?

¿Usted cree que hay atención a la salud en el IESS o en el Ministerio de Salud? Una persona cercana me dijo que había pedido una cita para un chequeo en su embarazo y le daban cita para seis meses.

Le dije ‘te le habrán dado con el pediatra’ porque el niño ya habrá nacido. La salud preventiva es la mejor porque uno no tiene que ir al médico. Pero cuando uno se enferma debe ir al médico y no al veterinario, porque las fórmulas del Fondo Monetario Internacional… ¿Cuántos convenios se han hecho? ¿Se ha cumplido alguno? Sabe por qué, porque las condiciones son inhumanas.

El propio señor António Guterres (secretario General de las Naciones Unidas) le ha dicho al Fondo y al mundo que apunten al crecimiento. Si siguen yendo por el modelo fiscalista, matan el crecimiento y con ello endeudan a los países y nunca cobrarán la deuda. Aquí hablamos muy sueltamente de pagar la deuda, cómo es que usted hace siete años debía USD 40.000 millones y ahora debe USD 83.000 millones?

«Si siguen yendo por el modelo fiscalista, matan el crecimiento y con ello endeudan a los países y nunca cobrarán la deuda».

¿Ha pagado la deuda? La ha duplicado, el problema es que el efecto de eso, de que ese dinero no se emplee en lo que se debe, en obra pública y en servicios de primera, no se ha hecho. Entonces esto no es cuestión solo del candidato.

Yo diría que el candidato es menos importante que una propuesta clara, creíble, posible. Allá vamos nosotros. Dicen ‘es que usted no está en TikTok’. Estamos en ‘tic-tac’, porque el paso del tiempo no se recupera.

El TikTok es un medio de comunicación, como X, o como fue la radio y la televisión. No es necesariamente un medio para hacer el ridículo. O cree que la gente de verdad vota por el ridículo.

La desesperación de la gente la lleva a decir que todo lo anterior no funciona. Entonces dice (la gente): Me arriesgo para ver si lo nuevo funciona. No es tan simple. Mire la última consulta. Ya no es todo ‘Sí’ o todo ‘No’. Los Sí tuvieron diferencias y los No, que debieron ser Sí, tuvieron más de tres millones de votantes. No fueron Sí porque se engañó a la población. Pero esa es la democracia.

Casi el 40% del padrón electoral está integrado por los millennials, quienes están en las redes sociales y definen elecciones.

Las elecciones se ganan en todas partes donde usted se comunique adecuadamente y con la verdad con la población. Yo no tengo TikTok, pero sí redes sociales, la gente no cambia la presencia física por lo virtual. Cuando usted no va como candidato a un barrio o a una provincia, el ciudadano piensa ‘si este señor o señora, ahora que necesita de mí, no viene, no vendrá nunca cuando sea presidente o alcalde’.

Yo hacía campaña en la Trinitaria y tenía que caminar con el agua más arriba de la cintura, llena de orina y de excremento. Así visitábamos a la gente hasta 2019, cuando me fui (de la alcaldía), ahora no van porque hace calor y sudan.

El pueblo no quiere que nadie llore con ellos, sino que hagan que dejen de llorar, no quiere que usted vaya a dormir en una cama donde ya entran cuatro personas. Quieren techo digno y se puede, yo lo hice en Guayaquil. Me pueden criticar por todo, menos por hacer y por cumplir. No solo hice todo lo que dije, sino muchas cosas más que no me comprometí a hacer.

A sus 77 años, ¿qué sensación tiene por Ecuador, luego de una larga carrera política en la que ha experimentado ‘traiciones’, como la del expresidente Guillermo Lasso, por ejemplo?

Si vamos a hablar de traiciones, hablemos de traidores importantes. Judas por lo menos tuvo la vergüenza de suicidarse, o como (Joseph) Fouché (político francés), que era un miserable, pero brillante. Olvidémonos de eso.

En la política, la traición no es que sea normal, es detestable, pero suele pasar y seguirá pasando. ¿Qué siento por Ecuador? Amor, responsabilidad. Me duele el Ecuador, sino no seguiría en esto, ya no como candidato a nada, porque no lo voy a ser. Creo que las etapas en la vida se cumplen, le he dedicado 40 años a esto y es suficiente. El balance, más allá de que nadie es perfecto, es positivo y creo que tiene que venir gente nueva, pero a servir.

¿Considera uno de sus fracasos no haber ganado la Presidencia de la República?

Una de mis más grandes aspiraciones para servir fue esa. El fracaso resultó lesivo para otros, para mí no. Si hubiera sido presidente, a lo mejor no habría sido alcalde de Guayaquil o servido a mi ciudad como lo hice durante 19 años. Dios sabe lo que hace. No me resiente en lo absoluto.

El mismo mes en el que tomamos la decisión de no volver a votar por impuestos para el país, en el año 1998 en el Coliseo Voltaire Paladines Polo, tomé la decisión de no volver a ser candidato presidencial. No soy insustituible, nadie lo es.

Tiempo de nuevos liderazgos

Usted dice que la gente nueva debe tomar la posta, pero Jaime Nebot no lo permite, no suelta el partido.

Mentira, no hay escuela para presidentes, escuela de rateros sí hay, como la película de Pedro Infante. Hay vocación y oportunidad. A mí, León Febres-Cordero me dio la oportunidad, contra mi voluntad, porque no quise ser gobernador (de Guayas 1984-1988). Él me dio todo el respaldo y me permitió por eso, añadido a mi capacidad, ser un buen gobernador. A mí nadie me formó, yo me formé.

Usted proviene de una familia de políticos, por su padre Jaime Nebot Velasco (ministro del velasquismo). Eso ayuda y forma, ¿no?

Por eso mismo no quería ser político, porque vi a mi padre entrar en hombros de los mismos que un año después iban a apedrear mi casa y al año siguiente volvían a cargarlo en hombros. A mí esas cosas no me gustan. Me pregunta por qué entré, porque Febres-Cordero me dijo dos cosas: ‘Tú eres mi amigo, me has ayudado en esta lucha y ahora que tengo este compromiso me abandonas’. Me pareció que tenía razón.

El líder del PSC, Jaime Nebot, en su despacho, el 13 de junio de 2024.

El líder del PSC, Jaime Nebot, en su despacho, el 13 de junio de 2024.  PRIMICIAS

Y segundo: ‘Tu provincia, Guayas, está devastada por el Niño, y ahora que tienes la posibilidad de servir eficazmente te vas a poner de lado de los críticos’. Me pareció razonable y me convenció.

Tenía 37 años, pero la formación depende de uno, mojarse el poncho y mojar la guayabera depende de uno. A mí nadie me regaló lo que soy, no fui pollito de gallina. Eso es lo que necesita el país. Arriésguense, vaya para adelante, unos llegan y otros no. Yo quisiera que hayan 10 candidatos populares, como los hay en ciertas circunscripciones del país.

¿Qué pasó con Jan Topic? Supe que lo llamó a excusarse minutos antes de publicar que renunciaba a las presidenciales en redes sociales. ¿Qué le dijo?

Eso, por delicadeza, se lo tiene que preguntar a él. Solo le puedo decir que Jan Topic estaba decidido a ser candidato y por alguna razón exógena decidió no serlo. Pero usted lo vio en la convención hablando, debe haber pasado algo realmente importante en ese sentido. Y lo ve ahora liderando la idea de rescatar de la delincuencia a la ciudad más peligrosa de Ecuador (Durán) y de entregar persona y dinero para lograr ese objetivo dentro de la ley. La manera es haciéndolo, no se aprende a nadar por correspondencia.

Muentes, Viteri y Alvarez

¿Cómo devolverle al PSC la influencia política que tenía y que ha perdido paulatinamente luego de la cuestionada administración de la alcaldesa Cynthia Viteri y que luego se profundizó por el caso Purga, que involucró a su amigo Pablo Muentes?

No voy a criticar a Cynthia Viteri, porque esa no es una tarea que me corresponde a mí, sino al pueblo, que puede tener razón o no. En cuanto a Pablo Muentes, él ha sido acusado de ciertas infracciones, la señora fiscal ha dicho que es un caso particularísimo y no tiene por qué afectar al partido. Si no, todos los partidos estarían seriamente afectados.

Corresponde al señor Muentes defenderse en una verdad y al juez, fallar de acuerdo a derecho. Así que el Partido Social Cristiano, para algunos está debilitado y para otros está muerto. Entonces repito esta frase:

‘Los muertos que vos matasteis, gozan de buena salud’.

Y la tenemos muy buena, no estamos débiles tampoco, y si estamos débiles, ¿por qué se preocupan tanto de nosotros? ¿por qué todos los días tienen esa obsesión?

Porque se trata de uno de los partidos más relevantes de la historia democrática del país, cuya influencia política ha sido poderosa

Y la seguirá teniendo. ¿Por qué Kronfle salió presidente de la Asamblea?

Por el acuerdo político con el oficialismo, PSC y el correísmo.

¿Y por qué el acuerdo no fue con uno que tenía más votos? Sabe por qué, por la credibilidad. Entre los demás no se creían, pero en nosotros sí creen, porque cuando decimos no, es no. Y muchas veces hemos sufrido palo por mantener la palabra. Pero estamos más tranquilos de conciencia manteniendo la palabra.

Usted apostó por Cynthia Viteri para que lo sucediera y mantuviera una línea trazada, pero se le fue de las manos, generando investigaciones de la Fiscalía por posible corrupción y casos de nepotismo de sus propios concejales.

¿Cuál es su reflexión al respecto?

Sí, y no solo aposté, era nuestra candidata y trabajé por ella, como correspondía. Usted dice ‘se le fue de las manos’, es que nunca la tuve ni quise tenerla en mis manos, porque creo en la alternabilidad, en la democracia, y cuando yo me voy de un sitio, me voy. No pongo una persona con el ánimo de que sea mi títere por dos motivos: El pueblo eligió a esa persona y segundo, yo no respondo sino por mí mismo.

No me gusta ser consejero. Mi papá me decía ‘nunca des consejos, da opiniones’ y es el único consejo que he seguido fielmente en mi vida. No soy responsable, sino de lo que yo hago, cada cual responde por lo que hace. Eso no quiere decir que tengamos una dificultad enorme en recuperar, por ejemplo, la Alcaldía de Guayaquil y la Prefectura de Guayas. Porque si en el año 2027 se necesita gente que cambie las cosas y el mensaje de esos candidatos es el correcto, el pueblo decidirá.

El PSC también va perdiendo espacios en el Concejo de Guayaquil. Ana Cristina Fuentes, concejal alterna de Egis Caicedo, se cambió a Reto.

Se ve que quiere más al marido que al PSC. Y si hay alguien que quiera más al marido, que se vaya, sin ningún problema, porque por cada uno que se va, vienen 10. Ya lo verá en las próximas elecciones.

¿Qué opina de la alcaldía de Aquiles Alvarez? Él ha expresado públicamente su admiración hacia usted a riesgo de que eso lo distancie de Rafael Correa.

Yo respeto a Aquiles Alvarez, creo que es un hombre inteligente, con carácter. El juzgamiento de lo que hace no me corresponde a mí, porque soy parte interesada, somos rivales políticos, le corresponde al pueblo.

¿Cuáles son las características que deberá tener su candidato presidencial?

La triple C: Cerebro, corazón y cojones. O en el caso de las mujeres, cerebro, corazón y ovarios. No hay otro que funcione. Aplicados a la eficacia y a la solidaridad.

Por:  PRIMICIAS