Deportes

Israel: Las finales se juegan 51% con el corazón y 49% con el razonamiento

El empate dejó abierta la definición por el título de la presente temporada en Ecuador para el próximo domingo en el estadio “George Capwell”, de Emelec.

GUAYAQUIL. Luego de haber jugado la primera fecha de la final, y de obtener como resultados un empate, Emelec y Barcelona se preparan para la final del clásico del astillero, este domingo a las 16:30 en el estadio Capwell.

El plantel amarillo, después del juego del pasado miércoles en el Monumental, donde empato 1-1 con Emelec, continúa su concentración que inició la semana pasada y terminará después de jugar la última fecha del torneo donde se definirá el campeón y vicecampeón del fútbol ecuatoriano.

Con el autoestima elevada, el técnico uruguayo Rubén Israel señaló que la igualdad fue merecida por la reacción de su equipo, que tuvo en los últimos minutos y reconoció que  “las finales se juegan 51% con el corazón y 49% con el razonamiento. Si hay algo que debo destacar es el esfuerzo al máximo del plantel de Barcelona, de no bajar los brazos, sintiendo que teníamos las posibilidades de empatar y ganar”, recalcó.

El empate ante los eléctricos es muy importante en todos los aspectos. Recuperaron posibilidades de alcanzar el título en el campeonato, por lo que Israel resaltó que “si hay algo que vale en las finales y vale mucho es el coraje”.

Otra de las razones que argumentó Rubén por el empate, es que “hemos jugado en una semana tres partidos y, a veces la coordinación y la motricidad se alteran por el cansancio. No fueron tres partidos sencillos. La tensión, la presión, el cansancio, la altura y los viajes hacen un desgaste natural que no tuvo Emelec”.

Agregó que una de las ventajas de Emelec es que tuvo la chance de darle descanso a su equipo y recién el domingo ambas delegaciones va a jugar igualados en tensión y cansancio. “En una final hasta el último minuto no hay un balance. El resultado es parte de lo que podíamos pensar porque no es un partido de 95 minutos, sino de 190 minutos. Estos partidos son largos y hay que jugarlos, y lo primero que hay que hacer es no perderlos.”, agregó.

Para el técnico uruguayo, la final ante los eléctricos es una nueva oportunidad de lograr la corona para los toreros que alcanzaron en la temporada 2012, de la mano del técnico Gustavo Costa, por lo que reconoció que será un partido donde apostará por el juego aéreo.

“Esa es la magia del fútbol. Nosotros sí apostamos al juego aéreo porque tenemos los jugadores y la condición para eso. Es algo que nosotros hemos hecho durante todo el semestre. No le sabría decir si Emelec tiene deficiencias en eso, pero nosotros sí tenemos buen pie para trabajar en ello.”(DO/La Nación)