Deportes

Isidro Romero: Todavía hay que limpiar cosas en la FIFA

Criticó la reelección de Blatter como presidente de la FIFA y se dio tiempo para hablar de Barcelona, aduciendo que dentro de sus quince años en la directiva de Barcelona, “nunca” trató de vender a los grandes jugadores.

GUAYAQUIL. La FIFA vive uno de sus peores momentos, tras el reciente aireamiento de los alarmantes niveles de corrupción interna que presuntamente reina en éste organismo regidor del fútbol mundial que llevaron a la detención de siete altos dirigentes deportivos, todos ellos de América y que ahora enfrentan graves cargos de corrupción por los que Estados Unidos piden su extradición.

Las reacciones de diferentes estamentos más o menos relacionados con el fútbol no se han hecho esperar. Isidro Romero Carbo no se hizo esperar y en entrevista para la radio Huancavilca reveló lo sucedido en el 1990, cuando Barcelona perdió la final ante Olimpia, a pesar que prefiere seguir manteniendo un perfil más bajo por razones lógicas. Sin embargo, el expresidente histórico de Barcelona, fue contundente al hablar del tema.

“Cuando me tocó jugar – al equipo de Barcelona- un partido con Colo Colo, hubieron cosas que no entendía y que pasaron en ese partido. Mi indignación fue tanto que le dije al vicepresidente de la FIFA que era un sinvergüenza, me multaron y suspendieron un año”, recordó Romero.

Sin embargo, para él tampoco ha habido sorpresas con el destape del escándalo. En sus declaraciones, recalcó que Joseph Blatter, presidente electo el viernes pasado debería dar un paso al costado. “Todavía hay que limpiar cosas en la FIFA, empezando por Blatter ya que manejan $6 mil millones” y agregó que “en ese momento –final del 90-todo era amañado, los dirigentes no tenían dignidad y vivían haciendo cosas amañadas”.

Reconoció que este ha sido un ‘pequeño’ paso para continuar limpiando la supuesta corrupción que existe en la FIFA. “Todavía hay que seguir limpiando toda esa basura que se vive en la FIFA y que no le hace bien al fútbol” y volvió a recordar que “la final del 90 – Barcelona – Olimpia, Copa Libertadores- es algo que todavía me duele. El presidente de River –Plate- cuando lo eliminamos dijo que teníamos un equipo fantástico pero nuestro rival era Olimpia”.

Y continúo “El árbitro –Patricio- Loustau dijo después que se había equivocado y todo esto pasó por culpa de – Nicolás- Leoz debido al mundial del 90, todo estaba comprado para que Olimpia sea campeón, el presidente de River Plate me dijo que me había tocado el peor. En ese tiempo ganarle a ellos era casi imposible. Fue un descaro y robo enorme lo que nos pasó en el 90″.

Sobre Blatter, que lleva en el cargo desde 1998, renovó el pasado viernes su mandato hasta el 2019, en medio de la polémica, por lo que señaló que a su parecer “es un tipo que amaña todo, ya basta que dirigentes caducos sigan en el fútbol. Tienen que quemar a la FIFA y empezar de cero con nuevos dirigentes y un nuevo proyecto con gente nueva”.

Conjuntamente habló sobre la situación de su equipo, Barcelona Sporting Club, al reconocer que “cuando las cosas se manejan bien siempre saldrá todo bien”, y destacó que en su época al mando del equipo torero manejaban al equipo de manera europea. “–Miguel Ángel- Bríndisi cuando se fue me dijo que había estado en un equipo europeo, trabajamos 24 horas dedicados a Barcelona”.

Y reconoció que uno de los principales errores que ha tenido el equipo, es desamar una estructura que ha dado resultados. “Cuando nosotros salíamos campeones con Barcelona no desarmamos el equipo más bien lo potenciamos para seguir peleando. Hay una realidad cuando tienes una planificación y objetivos tiene éxitos pero cuando no haces nada fracasas. Me siento orgulloso de formar parte de una época maravillosa donde ganamos grandes cosas y vivimos grandes momentos”, dijo.

El ‘Catalán’, como él mismo lo reconoce, marcó un precedente en la historia del club canario y resaltó que en su época los jugadores querían vincularse a Barcelona porque el club tenía mística para jugar. “Nos tenían respeto en todas las canchas, ahora lo hemos perdido y esperemos que se lo vuelva a recuperar”.

Con Romero en la directiva el cuadro torero conquistó cuatro campeonatos nacionales y llegó a una final de Copa Libertadores. Sin embargo, la última vez que fue presidente, en el 2005, renunció desde el extranjero a través de una carta, luego de que Barcelona perdiera 3-0 ante Emelec.

“Hoy en el fútbol se necesita dinero, decir vamos a ser campeón o llegar a una Copa Libertadores es cuento. En 1988 nosotros hicimos un gran cambio para dejar en buenas manos el estadio por muchos años. Si ellos no están cumpliendo acorde a manejar bien los intereses del estadio y Barcelona deben dar un paso al costado”. (DO/La Nación)