Economía

Irlanda bajará los impuestos y aumentará el gasto público

Los comicios generales se celebrarán en Irlanda en 2016 y la oposición al Gobierno del democristiano Enda Kenny considera que estas cuentas son electoralistas.

DUBLÍN. El Gobierno irlandés presentó un presupuesto general para 2016 que contempla la bajada de los impuestos y el aumento del gasto público como medidas para suavizar la austeridad y para mantener el rumbo de la recuperación económica.

Durante la presentación de las cuentas para el próximo año, en que se celebrarán elecciones generales en Irlanda, el ministro irlandés de Finanzas, Michael Noonan, aseguró que su objetivo ahora es “mantener la recuperación” y, al mismo tiempo” ofrecer “un respiro” y “mejores servicios” a la población.

El político democristiano indicó que el conjunto de medidas destinadas a bajar los impuestos y elevar el gasto público está valorado en unos 1.500 millones de euros y aseguró que es “sensato y asequible”.

El Ejecutivo de coalición entre conservadores y laboristas quiere así suavizar la austeridad que ha marcado su política económica desde que llegó al poder en febrero de 2011, tres meses después de que el anterior Gobierno pidiera un rescate a la Unión Europea (UE) y al FMI por 85.000 millones de euros.

Dublín abandonó con éxito ese programa de ayuda en 2013 y la economía irlandesa vuelve a crecer ahora más que la de la mayoría de sus socios comunitarios, lo que ha llevado a Noonan a diseñar lo que los expertos han calificado de presupuestos “benignos” y “familiares”.

El ministro de Finanzas dijo hoy que las nuevas cuentas sentarán las bases para que el Producto Interior Bruto (PIB) crezca un 4,3 % el próximo año, después de hacerlo, según se prevé, un 6,2 % en 2015, lo que la afianza, recordó, como la economía que más crece en Europa.

En este contexto, el paro caerá desde al actual 9,4 % hasta el 8 % el próximo año, cuando se crearán 48.000 nuevos puestos de trabajo, según Noonan.

Los comicios generales se celebrarán en Irlanda en 2016 y la oposición al Gobierno del democristiano Enda Kenny considera que estas cuentas son electoralistas. (Efe/La Nación)