Internacional

Irán dice que nuevas sanciones de EEUU violan espíritu de negociaciones nucleares

El grupo alcanzó un acuerdo preliminar con Irán el año pasado para que suspendiera su actividad nuclear más sensible, mientras que las potencias aliviaron algunas sanciones económicas.

Irán criticó las últimas sanciones de Estados Unidos contra nueve objetivos que Washington dice ayudaron a Teherán a evitar las ya impuestas o cometer abusos a los derechos humanos, diciendo que violan el espíritu de las negociaciones internacionales sobre el programa nuclear del país.

Los nuevos blancos incluyen a cinco individuos y una entidad sospechosos de ayudar al Gobierno iraní a comprar u obtener dólares y dos compañías vinculadas a violaciones a los derechos humanos.

Irán dijo que las medidas de Washington contradecían el espíritu de las negociaciones entre Teherán y las seis potencias, un diálogo conocido como “P5+1”, que incluyen a Estados Unidos, Francia, Alemania, Rusia, China y Gran Bretaña.

“En un momento en que las negociaciones se llevan a cabo con el P5+1, una medida semejante plantea dudas sobre las intenciones estadounidenses y viola los principios de buena voluntad”, dijo la portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Marzieh Afkham, citada por la agencia estatal de noticias IRNA.

El subsecretario del Tesoro sobre temas de terrorismo e inteligencia financiera David Cohen dijo que las medidas del martes formaban parte de un plan para reforzar las sanciones existentes y que Estados Unidos no apoyaba imponer nuevas sanciones vinculadas al sector nuclear.

El canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, quien encabeza el equipo negociador del país, dijo el martes que las conversaciones sobre las actividades nucleares se reanudarán en Ginebra el 15 de enero, y todavía existen amplias brechas en las posturas.

Irán dice que su programa es pacífico pero Occidente teme que tenga por objetivo desarrollar armas nucleares. Zarif ha instado en reiteradas ocasiones a Estados Unidos y sus aliados de Europa Occidental que abandonen las demandas “poco realistas” para que se pueda resolver la disputa que ya lleva 12 años.

Sin embargo, ambas partes fracasaron por segunda vez el mes pasado en cumplir con un plazo para poner fin a la polémica. Un acuerdo preliminar se extendió hasta el 30 de junio. (Reuters/ La Nación)