Tecnociencia

IP estática vs. IP dinámica: qué son y en qué se diferencian

Las direcciones IP, ya sean estáticas o dinámicas, son elementos fundamentales en la comunicación a través de internet. Cada una tiene sus propias características y ventajas.

En el mundo de la tecnología, hay términos que muchas personas no logran comprender del todo, ya que hay nombres y palabras en la jerga informática que lo único que hacen es generar confusión. Un claro ejemplo son las direcciones IP, una palabra que seguramente habrás escuchado en internet.

Hay dos tipos principales de estas direcciones, las estáticas y las dinámicas, y aquí es cuando las personas no logran entender si son las mismas o diferentes. Si este es tu caso, no te preocupes, en este artículo vamos a despejar todas y cada una de tus dudas.

Qué es una dirección IP

Una dirección IP es una secuencia numérica que sirve como identificador para cada dispositivo conectado a una red. Los protocolos de red, como el TCP/IP (Protocolo de Control de Transmisión/Protocolo de Internet), se valen de la IP para dirigir los datos a su destino correcto.

Cabe señalar que cada IP es exclusiva, garantizando que la comunicación entre dos dispositivos en la red sea precisa. Durante esta comunicación, los datos se intercambian en forma de paquetes, que son pequeñas unidades de datos.

Estos paquetes están marcados con metadatos que proporcionan información esencial, como el tamaño del paquete y su posición en la secuencia total de la transmisión, asegurando así una entrega eficiente y ordenada.

Existen dos versiones principales del Protocolo de internet, que son IPv4 e IPv6. El primero utiliza direcciones limitadas de 32 bits y el segundo utiliza direcciones de 128 bits, ofreciendo un número prácticamente ilimitado de direcciones.

Ahora bien, es importante mencionar que hay dos tipos principales de direcciones IP, como lo son las estáticas y las dinámicas, cada una con sus propias características y funciones.

IP estática

Una dirección IP estática es una dirección que se asigna manualmente a un dispositivo y no cambia a menos que se modifique manualmente. Este tipo de dirección es especialmente útil para dispositivos que requieren una localización constante dentro de una red.

Son especialmente fiables para servidores web, cámaras de seguridad y otros dispositivos que requieren una conexión estable. Sin embargo, asignar una IP estática requiere configuración manual, lo que puede ser más complicado para usuarios con menos conocimientos técnicos.

Además, existe el riesgo de conflictos si se asigna accidentalmente la misma dirección IP a múltiples dispositivos en la red, por lo que debes tener conocimientos para abordar estos problemas, los cuales se suelen solucionar estableciendo un rango dinámico entre 192.168.1.1 y 192.168.1.99.

IP dinámica

Una dirección IP dinámica es una dirección que cambia automáticamente. Los enrutadores asignan estas direcciones a los dispositivos utilizando el Protocolo de Configuración Dinámica de Host (DHCP). Pueden cambiar cada vez que un dispositivo se conecta a la red o después de un cierto período de tiempo.

Son ideales para equipos que se conectan y desconectan de la red con frecuencia, como ordenadores portátiles, móviles o tablets. Al no requerir una configuración manual, facilitan la conexión de nuevos terminales a la red y permiten un uso más eficiente del espacio de direcciones IP disponible.

Fuente:  COMPUTER HOY