Actualidad

Investigan a médicos cubanos por muerte de bebé

En caso de comprobarse el homicidio culposo por mala práctica profesional, la pena podría llegar a 3 años.

GUAYAQUIL. En la audiencia realizada el pasado lunes, la fiscal Margarita Neira solicitó prisión preventiva para los procesados. Sin embargo, el juez les ordenó medidas cautelares.

Arresto domiciliario, prohibición de salida del país y presentarse cada tres días en la Fiscalía son las medidas sustitutivas que deben cumplir los médicos cubanos Miguel C. P. y Ana C. G. y la auxiliar de enfermería Eunice G. M., al estar procesados por el delito de homicidio culposo por mala práctica profesional.

Los médicos y la enfermera serían los presuntos responsables de la muerte del hijo de Tamara F., que nació el pasado 8 de abril en Milagro, Guayas.

Neira manifestó que debido a problemas respiratorios, el bebé debía ser trasladado a un hospital en Guayaquil. “Ellos ordenaron el traslado y estuvieron en la ambulancia junto con el niño, desde Milagro hasta la ciudad de Guayaquil”, afirmó la fiscal.

Las primeras investigaciones de la Fiscalía determinan que personal médico del hospital de Milagro colocó de 8 a 10 guantes con agua caliente en la termocuna, sobre estos una sábana y encima al bebé.

Mauricio Ronquillo, padre del pequeño, mencionó que durante el viaje su hijo no dejaba de llorar y a pesar de que los médicos lo revisaron, no se percataron de que la espalda y brazo derecho se quemaban. “Yo lo veía al bebé como lloraba, como sudaba abundantemente y se movía exageradamente. Ellos (los médicos) decían que todo está bien, que todo está normal, que deje no más que el bebé llore”, expresó Ronquillo.

El bebé murió luego de dos días de agonía. La autopsia confirmó la causa de la muerte por las quemaduras de primer y segundo grado en el 20% de superficie corporal.

No obstante, Joselito Arguello, abogado de la auxiliar de enfermería, señaló que “Los médicos tenían conocimiento de que no valía esa termocuna, pero de todas maneras conectan la termocuna, cuando sabían que la función de regulación no funcionaba”, argumentó Arguello.

La fiscal Neira no descarta nuevas vinculaciones porque también se investiga en que condición se encontraba la termocuna, es decir si estaba 100 % operativa el día del traslado.

En caso de comprobarse el homicidio culposo por mala práctica profesional, la pena podría llegar a 3 años. (VCV / La Nación)