Ciencia

Investigadores analizan por qué no es buena la carne roja

Según estudios podría ser la causante de estimular la producción de un compuesto bioquímico, que se cree que facilita el acceso del colesterol a las paredes de los vasos sanguíneos.

ESTADOS UNIDOS. Un grupo de investigadores estadounidenses llevó adelante un estudio cuyo objetivo era determinar el impacto que tiene el consumo de carnes rojas en nuestra salud.

Así, comprobaron que mientras más porciones diarias de carne roja procesada o sin procesar consume un individuo, mayor riesgo tiene de morir en unos 20 años.

 Investigaciones  anteriores  habían señalado que la grasa saturada y el colesterol de la carne roja están vinculados con un incremento de placa en las arterias, lo que eleva el riesgo de enfermedad coronaria.

Según explicó el doctor Fran Hu, coautor del estudio realizado por la Facultad de Salud Pública de Harvard, las carnes rojas, especialmente las procesadas, tienen grandes cantidades de sustancias y productos químicos vinculados con el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas.

Además indicó que la cocción de las carnes rojas produce más carcinógenos.

Los investigadores hicieron uso de la información obtenida por dos estudios que se llevan adelante en los Estados Unidos. Uno de ellos analiza a 38.000 médicos de mediana edad desde hace 22 años y otro viene estudiando a 84.000 enfermeras por 28 años.

De los sujetos participantes del estudio los que menos carne consumían no ingerían más de media porción diaria (85 gramos de carne sin procesar, un pancho o dos fetas de tocino), mientras que en el otro extremo se encontraban personas que comían una porción de carne roja dos o tres veces al día.

A lo largo de los años de estudio cerca de 24.000 participantes fallecieron. El equipo de investigadores indicó que, según sus cálculos estimativos, la posibilidad de morir era un 12% mayor por cada porción diaria extra de carne roja que los hombres y mujeres consumían.

No se trata de las propiedades o nutrientes de la carne lo que hace mal, sino cuando esta entra en contacto con las bacterias del intestino. (Internet/ La Nación)