Ciencia

Investigación uruguaya aporta elementos a la búsqueda de tratamiento del VIH

El hallazgo en el retrovirus de una enfermedad que afecta al ganado vacuno, presenta líneas de investigación promisorias en las enfermedades provocadas por este tipo de virus y la búsqueda de tratamientos.

MONTEVIDEO. Un equipo de investigadores del Instituto Pasteur de Montevideo realizó un descubrimiento en el retrovirus de una enfermedad que afecta al ganado vacuno que puede aportar también avances en la búsqueda de tratamientos del VIH, dijo a Efe Otto Pritsch, uno de los científicos.

El objeto de estudio es la cápside, la coraza compuesta por proteínas que protege la información genética de un virus, que en el caso de la leucemia bovina, su configuración en estado nativo no se conocía hasta el momento.

“La leucosis bovina es una enfermedad infecciosa crónica causada por un retrovirus, el virus de la leucemia bovina (…) medio primo hermano del VIH”, precisó Pritsch, doctor a cargo de uno de los laboratorios donde se realizó la investigación, que pese a haberse centrado en el ámbito
animal, puede tener aplicaciones en humanos.

La leucosis bovina causa inmunodeficiencias, leucemias y linfomas en el ganado, y repercute de manera considerable en la productividad del ganado lechero de Uruguay, cuya economía depende fuertemente de las actividades agropecuarias.

Aunque el trabajo de los uruguayos se centra sobre todo en la afección del ganado vacuno, los puntos de contacto con el virus del Sida pueden contribuir elementos para la lucha contra esta pandemia.

“Las cápsides retrovirales mantienen ciertos elementos de estructura que son comunes, entonces lo que nosotros vemos en el caso del virus de la leucemia bovina puede ser extrapolable en ciertos aspectos a la cápside del VIH”, explicó Pritsch.

Al infectar una célula, el virus se desprende de la cápside, y este proceso de desensamblaje determina la capacidad infectiva del virus, ya que en ese momento libera su material genético.

Los modelos obtenidos a partir del análisis del retrovirus y de las leucemias del ganado son “excelentes modelos animales que permiten aplicar conocimientos hacia los modelos humanos”, indicó el científico.

Para lograr visualizar este componente del virus a nivel molecular, los investigadores recurrieron a una técnica que permite crear un modelo tridimensional en alta definición a nivel atómico y visualizar magnitudes en angstroms, unidad equivalente a la diezmillonésima parte de un metro.

Con el descubrimiento, se abren posibilidades de pensar en nuevos tratamientos, ya que al conocer en detalle la estructura molecular de las proteínas de la cápside, se pueden idear medicamentos que se acoplen a la misma como una llave que abre o cierra una cerradura, explicó el investigador.

Si bien este hallazgo presenta líneas de investigación promisorias en las enfermedades provocadas por retrovirus y la búsqueda de tratamientos, Pritsch afirmó que como en toda investigación científica se continúa avanzando en “pequeños pasos”.

Los resultados obtenidos por el equipo del Instituto Pasteur fueron publicados en la revista Science, un períodico científico estadounidense de prestigio internacional.

Este trabajo, que tomó alrededor de cuatro años, fue desarrollado globalmente en Uruguay, y para el miembro del equipo “es una etapa de un proyecto que claramente sigue” y el resultado del “trabajo colectivo de toda una comunidad y no solo de un equipo de investigación”. (Efe/La Nación)