Opinión

Intervención Presidencial

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

El día domingo 7 de junio del presente año, mal día, el Presidente fue entrevistado por tres supuestos críticos del gobierno. Los mismos que durante el desarrollo de la entrevista no fueron capaces de pedir que se concreten los verdaderos planes del gobierno respecto a: Ley de las herencias y la de plusvalía, nunca tomaron en cuenta ni mencionaron nada sobre la moneda electrónica.

Hábilmente, el señor Presidente llevó el conversatorio a lo que él quería llegar, que era la repetición de lo que en sus acostumbradas sabatinas repite con frecuencia (que todo es a beneficio del pueblo, nada para el Estado, que su modelo económico es ejemplo de exportación para el mundo, que la dolarización es un fracaso y culpable de todos los males económicos del país etc., etc.,)

Tratando de ser justo presentó una nueva tabla de porcentaje para los herederos directos, padres, hijos, abuelos o nietos con una tasa marginal del 47.5% que igual es una medida sumamente dura que en el fondo busca apoderarse de las propiedades de los grandes empresarios, que durante su vida dieron trabajo, pagaron sus impuestos y honraron sus compromisos.

A raíz de la entrevista se ha hecho más evidente la discordia entre ecuatorianos fomentada por los dirigentes y funcionarios de Alianza País, que inmediatamente utilizaron las redes sociales para defender la postura del Presidente; mientras la oposición criticaba las últimas medidas presentadas por el Gobierno a la Asamblea Nacional, acrecentando cada vez más el revanchismo social fomentado por el Mandatario.

Seguramente las últimas manifestaciones realizadas principalmente en: Quito, Guayaquil, Cuenca y Galápagos, según el gobierno, fueron preparadas por la derecha restaurada, sin darse cuenta que quien está restaurando a la derecha (que no tiene ningún líder) es el propio Presidente que está logrando aglutinar no solamente a la derecha sino a la gran mayoría de ecuatorianos que están en contra de sus medidas, con el pasar de los días crece la desconfianza popular ya que después del monologo presidencial del domingo pasado, nos acercamos más al desastre venezolano del incapaz Maduro.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.