Opinión

Inseguridad jurídica y riesgo país…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Si algo afecta más a la percepción foránea de cómo funciona nuestra frágil banana República supuestamente democrática, sin lugar a duda tiene que ver la inestabilidad, las metidas de manos, la corrupción y desvergüenza de jueces y fiscales, y de la impunidad que algunos caudillos repodridos, tienen frente a la Ley. Lo que se autodefine cómo barbarie e inseguridad jurídica…

En ningún país civilizado por ejemplo, un juez de algún recinto desconocido para muchos, puede inmovilizar, desconocer, mandar sobre las decisiones administrativas y competencia legítimas de las principales funciones del Estado, porque a él le confirieron el título de juez de garantías constitucionales, que tienen que ver con violaciones que pudieran cometer algunas autoridades sobre los derechos individuales de los ciudadanos, pero jamás sobre decisiones administrativas que recaen en el ámbito de lo contencioso administrativo…

Actuar sin competencia y jurisdicción, acarrea la nulidad y el efecto jurídico que se pretende tutelar, reparar o dirimir por parte del usurpador de esa legitimidad y legalidad, que todos los jueces deben acompañar a sus actos, fallos y resoluciones…

De manera que son nulos de nulidad absoluta, todas las decisiones que no sean legítimas, legales y debidamente motivadas por parte de cualquier autoridad, y por aquello no existe inmunidad de ningún tipo que acarree abuso de autoridad, usurpación de funciones y el ánimo de perjudicar, perseguir y violar cualquier derecho sea individual o colectivo…

A esta crítica situación, nos enfrentamos desde que se le metió la mano a la justicia allá por el año 2012, de manera descarada, cínica y pública. Que los partidos políticos siempre han tenido cuotas de jueces en los más altos niveles de la Función Judicial, es indiscutible, porqué saben que el verdadero poder radicar en meter o sacar de la cárcel, cuando les plazca a estos forajidos llamados padres de la patria, caudillos o líderes políticos, a sus adversarios, enemigos o posibles competidores…

¿Creen entonces que éste sería un país para invertir, y poner en riesgo los ahorros o los recursos legítimos de empresas serias, o inversionistas que son sensibles a cualquier situación de riesgo, peligro o inestabilidad?

Por esa misma razón, tanto Nebot, Lasso, y no sigo porqué la lista es interminable, tienen sus ahorros o fortunas en los EE. UU., paraísos fiscales, en bienes raíces, en compra de oro y bonos, etcétera, porqué Ecuador no es un país confiable, entonces si ellos que gobiernan el país no lo hacen, ¿Por qué piensan que los extranjeros vendrán a invertir al Ecuador?

Así qué amigos queridos, hay que crear las condiciones para que todos nos sometamos al imperio de la ley, cada uno cumpla exactamente lo que le corresponde y que los órganos de control y las instituciones llamadas a fiscalizar, sancionen y pongan fin a este caos y merienda de piratas.

 

Semper Fi.