Internacional

Inseguridad alimentaria aumenta 76% posibilidad de síntomas de COVID-19 en niños, según estudio brasileño

SAO PAULO, (Xinhua) — La inseguridad alimentaria aumenta un 76 por ciento la posibilidad de que un niño sea víctima de los síntomas de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), indica un estudio científico divulgado hoy martes por la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de Sao Paulo (FAPESP, siglas en portugués) de Brasil.

El estudio forma parte de un trabajo mayor iniciado en 2015 sobre la situación materno infantil en el estado brasileño de Acre (noroeste), que se cruzó con el inicio de la pandemia de la COVID-19 a principios de 2020.
Investigadores de la Universidad de Sao Paulo (USP) determinaron los vínculos entre situaciones de hambre o inseguridad alimentaria en niños con el desarrollo de síntomas de la enfermedad.

«Entre niños con evidencia (…) cuyos hogares habían pasado hambre en el mes anterior a las entrevistas, tenían un 76 por ciento más de probabilidades de tener COVID-19 en comparación con los que no habían estado expuestos a inseguridad alimentaria», afirmó la coordinadora del estudio, Marly Cardoso, profesora de la Facultad de Salud Pública de la USP.

La investigación fue publicada en la revista científica «PLOS Neglected Tropical Diseases» y tiene relevancia por el seguimiento hecho dentro de la pandemia a 1.246 niños que nacieron entre 2015 y 2016.

Más de la mitad de los hogares de los participantes se caracterizaron por presentar un estado de inseguridad alimentaria.

El 9,3 por ciento estudiado reportó síntomas de la COVID-19, frente al 4,9 por ciento de niños cuyas familias no tuvieron inseguridad alimentaria, lo que muestra una vulnerabilidad mayor por la enfermedad.

De acuerdo con Cardoso, se determinó una relación de la enfermedad con peores condiciones de vivienda y menor escolaridad.

«Hay estudios que muestran que el nivel socioeconómico y la nutrición influyen en una mayor ocurrencia de enfermedades infecciosas», dijo, aunque añadió que respecto a la COVID-19 «todavía no hay datos suficientes», aunque en el estudio y en investigaciones de otros países hay «evidencia de que esa correlación también existe».

El estudio descubrió que la mayoría de los niños contagiados tenía también familiares con la COVID-19, en especial sus madres.

Brasil acumuló hasta el lunes 33.339.815 casos confirmados de la COVID-19 y 675.518 decesos a causa del virus desde el inicio de la pandemia en el país sudamericano, en febrero de 2020.

La nación continúa como la segunda en el mundo después de Estados Unidos en cuanto a muertes a causa de la pandemia, así como la tercera atrás de Estados Unidos y la India en casos acumulados.

 

 

 

 Xinhua (xinhua-news.com)