Opinión

Iniciemos una nueva era

Silvio Devoto Passano

sidepaderby@hotmail.com

Para nadie es un secreto que la hípica atraviesa desde algunos años un momento muy difícil y sobrevive, es el término justo, merced al sacrificio de su principal, Santiago Salem Kronfle, asistido por aficionados de alma como no hay en país alguno.

Esta situación no puede continuar por más tiempo, es hora de encontrar la manera, no una fórmula mágica de salir de este marasmo que a la larga puede traer resultados catastróficos, y para ello es necesario pensar, planificar, trabajar, buscar soluciones aun cuando para muchos parezcan no existir.

¿Cómo iniciar? Con más caballos que permitan la elaboración de mejores carreras con el consiguiente aumento de apuestas que permitan entregar precios superiores y traer en consecuencia un número mayor de propietarios, es decir un círculo que debe arrancar con lo primero.

Mejor información, no desperdiciar una tarde de Televisión en que solo aparecerán las carreras de manera sorpresiva, teniendo al espectador con la toma inmóvil de un Totalizador que aburre.

Interesar a Empresas que invierten ingentes sumas en publicidad, para que patrocinen los Clásicos semanalmente, con el correspondiente beneficio publicitario en la trasmisión televisiva o bien con la colocación de Vallas como ya se lo hizo anteriormente.

Hay que atraer a familiares descendientes de hípicos que hicieron mucho por nuestro turf y que son ignorados en los Clásicos, ahora entregados a cualquier buen señor o institución que nunca aportaron nada a la hípica y que jamás volverán a carreras, salvo que les programen otro “homenaje” (?)

Finalmente se impone la creación de un JUEGO NACIONAL, retomando conversaciones con la firma uruguaya de gran experiencia en el tema o bien volviendo a conversar con los principales de la H. Junta de Beneficencia de Guayaquil, haciéndoles notar lo que ha significado para el Turf Argentino el aporte de la Lotería de la Provincia de Buenos Aires.

Para algunos, esto puede sonar a utopía, para nosotros es factible, pero resulte o no resulte, es mejor, que esta INERCIA PERNICIOSA, que a la larga puede acabar con el entusiasmo de muchos, mandando al traste a nuestra hípica.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.