Actualidad

Inicia veda de cangrejo

A esta medida también deben ajustarse los propietarios de restaurantes y locales dedicados a la venta de estos mariscos.

GUAYAQUIL. Desde mañana y durante un mes, los amantes del cangrejo no podrán degustar de este marisco característico de la costa ecuatoriana. Y esto debido a que inicia la veda que prohíbe la captura, transporte o comercialización de este crustáceo.

Esta medida se toma año a año para evitar enfermedades entre los comensales porque en este periodo de tiempo el cangrejo muda su caparazón y arroja una sustancia llamada oxalato de calcio, la cual no es apta para el consumo humano.

Durante los últimos días la demanda y comercialización en el mercado de la Caraguay-ubicado en el sur de la urbe-, el principal expendedor de mariscos, ha aumentado. En el sitio el precio del atado de cangrejo se comercializó desde $10 el atado.

Así, en los últimos días los dueños de los cangrejales han ofrecido a sus clientes ofertas especiales de los platos que incluyen el crustáceo. Los combos, dependiendo del establecimiento pueden variar.

Por ejemplo en la marisquería Siete Mares, ubicada en Av. Las monjas y calle 4ta, ofrecen la promoción denominada “Mundialista” la cual incluye 4 cangrejos entre ellos 1 de pata gorda y cuesta $10 más iva; mientras que la promoción de “Campeones”, incluye 4 cangrejos de pata gorda y cuesta $15 más iva. Ambas promociones vienen acompañadas de salsa y maduro.

“Hay que aprovechar antes de que llegue la veda”, señaló Mónica Barzola quien se confesó amante del crustáceo y que además esperará con ansias que termine este periodo de veda.

La afluencia de clientes tanto en restaurantes del norte, como del centro y sur, incrementó en los últimos días y esperan que hoy se incremente más. “Siempre los últimos días la gente viene a buscar cangrejo, se desespera por los crustáceos”, señaló Ángel Sánchez de cangrejal HLHJL, ubicado en Sauces 6.

Una opción de menú muy utilizada por los cangrejales para reemplazar al crustáceo es la jaiba. Y como todos los años el cangrejal Blanquita, ubicado en Quito y Vélez, ofrecerá platos que incluyan este animal para atender la demanda de su negocio.

Quienes infrinjan la veda serán sancionados con una multa entre $700 y $3.540. Además se estipula hasta 30 días de prisión, según el artículo 71 de la Ley de Pesca y Desarrollo Pesquero. En el mes de agosto hay otra veda.

A esta medida también deben ajustarse los propietarios de restaurantes y locales dedicados a la venta de estos mariscos. (Red. La Nación)