Economía

Incertidumbre por relevo en Banco Central arrastra a los mercados argentinos

La incertidumbre generada por el relevo en la presidencia del Banco Central de la República Argentina (BCRA) impactó con fuerza en los mercados financieros.

BUENOS AIRES. En el primer día de gestión del nuevo titular del BCRA, Alejando Vanoli, tras la renuncia este miércoles de su antecesor, Juan Carlos Fábrega, la Bolsa de Buenos Aires abrió a la baja y a mediodía perdía alrededor de un 7,40 %, continuando la tendencia bajista de ayer.

Los títulos de la petrolera estatal YPF anotaban a esa hora descensos del 6,55 % y los bonos soberanos argentinos presentaban una bajada promedio del 2,3 %.

En el mercado cambiario, el dólar paralelo subía 13 centavos, hasta los 15,73 pesos por unidad, en tanto que el “dólar contado con liquidación”, al que normalmente recurren grandes operadores, como bancos y exportadores, bajaba a 14,16 pesos, 78 centavos menos que a su cierre del miércoles.

En general, el mercado financiero se mantiene a la expectativa de posibles cambios en política monetaria del BCRA.

Expertos y analistas prevén que la cercanía de Vanoli con el Ministerio de Economía, encabezado por Axel Kicillof, se traducirá en una mayor emisión monetaria, tasas de interés más bajas y un tipo de cambio oficial estable.

Según señaló  Fausto Spottorno, director del Centro de Estudios Económicos de la consultora Orlando J. Ferreres, el cambio en la gestión del BCRA generará “más incertidumbre”, consecuencia de un posible mayor control del mercado cambiario que, a su juicio, “tendrá poco éxito”.

Pero “no impactará en la economía en general, ya que la política monetaria argentina está dominada por la política fiscal y en ese sentido el Banco Central no podrá hacer mucho”.

Para la agencia de calificación Moody’s el impactó en el relevo es “difícil de saber”, pero “hay tal vez una señal negativa”.

En cualquier caso, según Gabriel Torres, experto en la deuda argentina, la calificación de esta no se verá afectada por el relevo en el BCRA, ya que las grandes variables, como la inflación o el crecimiento, no cambiarán inmediatamente por esta decisión y “ya están incorporadas a la nota actual”.  (Efe/La Nación)