Economía

Impacto por la caída de producción petrolera llegó a los USD 800 millones

Según el Presupuesto General del Estado (PGE), el Ecuador tiene necesidades de financiamiento por más de USD 7 500 millones este 2023. Los desastres naturales que ha afrontado el Ecuador en lo que va del año y la caída de la producción petrolera pone presión a las arcas fiscales.

El ministro de Economía y Finanzas, Pablo Arosemena, se refirió a estos temas en una entrevista.

¿Qué impacto tiene la caída de la producción petrolera en el Presupuesto General del Estado?

El tema petrolero tiene dos variables: precio y cantidad. Hay que mencionar que la variable precio fuimos muy prudentes el año pasado al hacer la Proforma, pusimos a USD 64,8 (el barril).

La Asamblea quería que pongamos el precio en USD 75 y hasta en USD 95, afortunadamente para los ecuatorianos, el manejo de la economía es técnica, no populista, eso nos permitió mantenernos en nuestra convicción. Gracias a eso hoy no tenemos un cráter en el Presupuesto, hubiera sido terrible tener un precio de USD 90, cuando cayó, en su momento, a USD 60. Actualmente el precio se ha recuperado.

Por el lado de la producción, tanto por desastres naturales como por boicots, como lo es invadir campos petroleroshay una caída definitivamente. Eso tiene un impacto en el Presupuesto General del Estado que, a la fecha, es de alrededor de USD 800 millones. Pudiera llegar a ser eso o menos al final del año, en la medida, que el precio y la producción se recupere.

Hay que ver este tema con una perspectiva de que es dinámico. No podemos sentenciar y decir el impacto es USD 800 millones. No sería preciso porque ese es el impacto al día de hoy (25 de abril del 2023) y el precio puede cambiar y la producción también.

¿Cómo esto cambia las necesidades de financiamiento para 2023?

Recordemos que nosotros hemos bajado el déficit fiscal y las necesidades de financiamiento. El año pasado las necesidades de financiamiento fueron USD 9 500 millones, este 2023 son de USD 7 500 millones. Es decir, USD 2 000 millones menos.

Hay que tomar en cuenta que, las necesidades de financiamiento cubren: 1. El déficit fiscal, que es la diferencia ingreso y gastos, 2. Las amortizaciones de capital, y 3. Las cuentas por pagar.

Los USD 7 500 millones de este año lo financiamos con (deuda) mitad internacional y mitad local. La parte internacional principalmente, Banco Mundial, BID, CAF, Flar y cooperación de gobiernos como Jica de Japón y AFD cooperación francesa, principalmente.

Adicionalmente activamos líneas de crédito contingente para desastres naturales por USD 210 millones. USD 60 millones del BID y USD 150 millones del Banco Mundial, que a la fecha cubrirían con cierta holgura la estimación de los desastres naturales. El invierno no termina y ya veremos si don necesarios más recursos más adelante.

Por eso, hace un par de semanas, fuimos a Washington (EE.UU.) con la misión de tener activada o abierta la opción de poder acceder a financiamiento adicional en caso de que fuera necesario. Específicamente en el Fondo Monetario Internacional (FMI) tenemos las puertas abiertas para nuevo financiamiento, en este momento no es necesario. Recordemos que el financiamiento es deuda, no se trata de tomar deuda por tomarla.

¿Se prevé un nuevo programa con el FMI?

En este momento no, pero tenemos la opción y como el Fondo lo ha dicho tenemos la puerta abierta. Vamos a cruzar ese umbral solo si fuera necesario.

¿Se planifica emitir deuda en bonos?

El riesgo país hoy refleja el riesgo político y es tal por el juicio político que lleva a delante la Asamblea. Una vez que se supere ese juicio puede haber mayor estabilidad, y por lo tanto menores niveles de riesgo país. Hasta que eso suceda no tenemos la posibilidad de salir a mercados internacionales por la inestabilidad política.

Hacer una emisión de bonos soberanos, por dar un ejemplo, solo sería posible si el riesgo país estuviera alrededor de por decir 600 u 800 puntos, pero en este momento se vuelve una tasa prohibitiva. Entonces para resolver eso hay que trabajarlo en el área de la estabilidad política.

¿Cómo terminará el juicio político?

Mi convicción es que la inmensa mayoría de los ecuatorianos quiere estabilidad democrática, estabilidad política. Eso es un valor para el país, más allá de un gobierno o de un signo político o de una persona inclusive. La gente quiere estabilidad y quiere la gente quiere que le resuelvan los problemas y no se resuelven los problemas tumbando presidentes por vías poco democráticas.

A nivel internacional, de igual forma, la gente ve que Ecuador gana cuando hay estabilidad política. Ecuador no el gobierno. En ese sentido nos toca seguir trabajando con optimismo por un Ecuador mejor. Yo vengo del sector privado estoy aquí prestado, por la convicción que tengo en que el presidente Guillermo Lasso es una persona honesta, íntegra, trabajadora y estoy aquí para ayudarlo a él a terminar su mandato con un éxito para el beneficio de los ecuatorianos.

Fuente: El Comercio