Internacional

Iglesia mexicana sugiere a cura acusado de abusos apartarse de sus funciones

Reveló que en un caso así, aunque no se encuentren pruebas de esas acciones, la Iglesia recomienda al sacerdote apartarse de sus funciones religiosas.

MÉXICO. La Iglesia mexicana sugirió al sacerdote Gerardo Silvestre, acusado de abusar de un centenar de menores y que desde 2013 está en prisión por corrupción de menores, que pidiera apartarse de su responsabilidad eclesial, aunque aclaró que en su investigación interna no pudo corroborar las acusaciones.

En declaraciones a Efe, el religioso Francisco Reyes Ochoa, vicario general de la Arquidiócesis de Antequera Oaxaca, a la que pertenecía Silvestre, dijo hoy que cuando tuvo conocimiento del asunto, la institución «siguió el proceso que marca la Iglesia para este tipo de casos».

«Ya terminó el proceso formal a nivel interno», que incluyó diversas investigaciones de las autoridades eclesiásticas oaxaqueñas y que pasó incluso por el Vaticano.

Según Reyes, «la Santa Sede encargó a un obispo diferente» al del estado sureño de Oaxaca, José Luis Chávez Botello, en este caso al del estado vecino de Puebla, Víctor Sánchez Espinoza, «que hiciera las investigaciones» por su cuenta para complementar la labor.

«Se fueron a las comunidades, se habló con los testigos, con los que acusaban, y no se encontró constancia de que haya sucedido eso en ninguna investigación», aseguró.

Reveló que en un caso así, aunque no se encuentren pruebas de esas acciones, la Iglesia recomienda al sacerdote apartarse de sus funciones religiosas, pero «no se le obliga».

«Cuando ya hay una sospecha, aunque no esté todavía comprobada, de que hay este posible delito, por el bien de la persona, espiritualmente, por el bien de la Iglesia, se sugiere que esa persona solicite voluntariamente su dispensa y la Iglesia la acepta», relató.

Según la organización civil Foro Oaxaqueño de la Niñez, que hoy denunció a las autoridades religiosas mexicanas y al Vaticano de proteger a Silvestre, el cura abusó de un centenar de menores desde 2006 y durante varios años.

Silvestre fue acusado por la fiscalía oaxaqueña de corrupción de menores el 12 de agosto de 2013 contra dos niños de la comunidad indígena de Villa Alta ubicada, en la Sierra Norte de Oaxaca.

El 29 de noviembre de ese año fue recluido en una cárcel oaxaqueña, donde permanece a la espera de la sentencia.

«Lo único que esperamos es que el juez dicte la sentencia», concluyó Reyes. (EFE/La Nación)