Actualidad

Hoy se cumple 103 años de la masacre de Eloy Alfaro

El país ecuatoriano recuerda el día de hoy una de las masacres más crudas ocurridas en el país donde murió el general Eloy Alfaro.

GUAYAQUIL.-  Ecuador conmemoró 103 años del asesinato  del General Eloy Alfaro, uno de los líderes revolucionarios más importantes que tuvo el Ecuador en su historia.

El “Viejo Luchador”, como es conocido, fue presidente de Ecuador por dos ocasiones, entre 1897 a 1901 y 1906 a 1911, pero murió junto a su hermano Medardo, su sobrino Flavio Alfaro, el periodista Luciano Coral, Manuel Serrano y Ulpiano Páez, militares en esa época.

El terrible suceso ocurrió la mañana del 28 de enero de 1912, cuando una turba enfurecida estimada por el fiscal Pío Jaramillo Alvarado en el año de 1919, en cuatro mil personas,  que discrepaba con los ideales del general, ingresó de manera intempestiva a la cárcel donde estaba preso.

Con la finalidad de acabar con sus vidas, la multitud linchó sus cuerpos y arrastraron tanto su cadáver como el de Ulpiano Páez, por las calles Rocafuerte, Venezuela y Guayaquil, pasando por las plazas de Santo Domingo y La Independencia; hasta el parque El Ejido – Quito,  donde se encendieron por lo menos cinco hogueras para quemar los restos, ya muy deteriorados por el arrastre a lo largo de muchas cuadras sobre calles pavimentadas de piedra.

De ahí el nombre la “Hoguera Bárbara”, que le impusiera el escritor Alfredo Pareja Diezcanseco al hecho. Uno de los mayores logros en su mandato fue la construcción del Ferrocarril, el mismo que permitió la unión de las dos ciudades como Guayaquil y Quito, obra que fue retomada por el actual Presidente, Rafael Correa.

Asimismo podemos destacar que en su mandato, se efectuó la separación del Estado y la Iglesia lo que permitió la instauración de los derechos civiles de los ecuatorianos, entre ellos el matrimonio civil, la legalización del divorcio, la institución del  laicismo y el derecho a la educación.

En su mandato también se marcó el inició de la construcción de hospitales y decretó que la enseñanza primaria sea pública y obligatoriamente laica.

‘El Viejo Luchador’ siempre se destacó por sus ideales democráticos, la integración de los pueblos, porque no le temía a lo nuevo más bien lo fomentaba, quería e impulsaba una sociedad ecuatoriana moderna.

En la actualidad, el país cuenta con diversos monumentos y calles que rinden honor a Alfaro. En la capital se levanta  un obelisco que señala un lugar muy cercano al real, en el cual la turba quemó los despojos del presidente Alfaro y sus tenientes, probablemente en el sitio que Gangotena señaló como la pira número uno.

El Obelisco, pintado de rojo, está coronado por una antorcha en el centro del parque de El Ejido, que contiene además una placa que dice: “Martirio y glorificación de Alfaro, 28 de enero de 1912”.

Mientras que En Guayaquil, un gran monumento levantado a mediados del siglo XX recuerda al general Alfaro, y lo muestra liderando la Revolución liberal.

Hoy el Centro Cívico Ciudad Eloy Alfaro, en Montecristi, sirvió como escenario donde con diferentes actos culturales y artísticos ciudadanos ecuatorianos conmemoraron su muerte. (Internet/Red. La Nación)