Opinión

HOY, POR PRIMERA VEZ, NO MARCHARÉ

Carlos Figueroa/ Quito
Médico

He participado con los sectores populares desde mi vida de estudiante secundario y junto al movimiento indígena desde antes de la toma de la iglesia de Santo Domingo, he organizado equipos de salud con médicos amigos y colegas del Colegio Médico de Pichincha, he coordinado la ayuda con recursos económicos, alimentos y vituallas en varias movilizaciones y levantamientos Hemos sido solidarios y apoyando a sus dirigentes como Luis Macas, Jorge Herrera, Leonidas Iza (tío), Marlon Santi y en general con todo el movimiento indígena.

Jamás permití que nadie sea violentado, amenazado, asaltado o saqueado cuando lideré muchas protestas como dirigente estudiantil del colegio Montúfar, por varios años como dirigente de la Facultad de Medicina y en el gremio médico. Al contrario, caminamos por muchos sectores barriales ganándonos el aprecio de los sectores populares. Fuimos los primeros en denunciar el saqueo del correísmo junto a Cléver Jiménez y Fernando Villavicencio lo que me costó mi libertad y mi trabajo.

Ahora se utiliza la muletilla de infiltrados para justificar las acciones de asalto, saqueo y agresión de los manifestantes que no tienen ningún control de parte de los dirigentes y que más bien promueven; pues saben que si no hay terror no hay paro.

Conocí de las posiciones antidemocráticas de Leonidas Iza Salazar cuando se daban las elecciones del Pachakutik (PK) para la Coordinación Nacional en el último congreso en La Cocha (Chimborazo); aquí junto a Jaime Vargas pretendieron tomar el control de la organización a la brava. Ellos contaban sólo con las delegaciones de Cotopaxi y Morona Santiago de donde son originarios y pretendieron disolver el congreso. Al no conseguirlo, con emociones desbordadas, en su discurso a sus huestes en las afueras del Coliseo donde se realizaba el Congreso manifestó que el Pachakutik ya no representaba la lucha del pueblo indígena y que ellos formarían otra agrupación política.

La segunda ocasión fue en las movilizaciones de octubre de 2019 cuando se produjeron acciones de violencia inusitada y que no tuvo respaldo al interior del PK, por cuanto la demanda de los sectores más radicales del mariateguismo y correistas infiltrados fue tumbar a Moreno y lograr impunidad de Glass y compañía.

Hoy, por primera vez, no apoyaré, la movilización indígena por cuanto es evidente que quienes financian y la dirigen tienen vinculación con la delincuencia organizada del correísmo quienes pretenden caótizar el país con el objetivo que el latrocinio correísta quede en la impunidad. Está claro que la plataforma de la CONAIE fue diseñada a sabiendas que no es negociable; sus bases están siendo utilizadas por los líderes del paro (Iza y correísmo) para hacerse del poder con un golpe de estado.

Si Lasso no rectifica, debe irse con la única alternativa constitucional a mano, la muerte cruzada y no por acción de una asamblea que representa a grupos mafiosos.

Hago un llamado a los movimientos sociales, gremiales, barriales y de trabajadores pues llegado la hora de exigir nuestras reivindicaciones con voz propia; para organizarnos en forma independiente y luchar por nuestros derechos en la búsqueda del bien común y no de mezquinos intereses políticos de la partidocracia de los grupos de poder y el correísmo.