Ciencia

Hoverboard, la patineta eléctrica prohibida por sus peligrosas baterías

También conocida como Swagway, el dispositivo fue retirado de los catálogos de Amazon y Target por problemas de seguridad de sus componentes internos.

REINO UNIDO. El hoverboard, la patineta eléctrica o Swagway está de moda. Este artefacto de dos ruedas se ha convertido en un fenómeno de ventas, de la mano de las muchas celebridades que le han puesto los pies encima, desde Justin Bieber hasta Brooklyn Beckham. Incluso circulan en YouTube varios videos con coreografías que utilizan este equipo.

Y todo indica que estará entre los productos más deseados para las compras navideñas.

Sin embargo, este fin de semana se conoció que el gigante del comercio por Internet, Amazon, decidió dejar de vender la mayoría de las marcas hasta que no cumplan con algunos requerimientos de seguridad. También fue retirada de las tiendas Target y la feria de electrónica de consumo CES de Las Vegas prohibió su uso dentro de sus pabellones.

Según el sitio de consumo Best Reviews, Amazon decidió sacar de su lista las populares patinetas con efecto inmediato.

Pero, ¿por qué? Una de las razones ha sido un accidente ocurrido este fin de semana: un niño murió al estrellarse contra un autobús en el sur de Londres cuando iba sobre una de ellas, a pesar de que el gobierno de Reino Unido había prohibido su circulación por las calles.

Pero no sólo es peligroso usar estos dispositivos para circular: además, sus baterías se prenden fuego. En la localidad de Burlington, en el centro de Reino Unido, una niña y su madre resultaron heridas después de que una de las baterías de este uniciclo eléctrico se incendiara inesperadamente en su casa.

Desde entonces es imposible encontrar una patineta eléctrica Swagway, conocidas en inglés como hoverboards, en las páginas de Amazon, mientras en países como Australia piensan prohibir su venta por considerarlas muy peligrosas para los más pequeños.

El incendio
El panorama era desolador: la casa de la familia Hancock, en Bulkington, se había incinerado totalmente en su interior debido a que una de las baterías de la tabla eléctrica se había quemado y prendido fuego sólo 20 minutos después de ser recargada.
Y este problema ha llevado más allá la preocupación sobre las patinetas eléctricas: el alerta por la combustión espontánea de sus baterías.

La patineta funciona con un sistema de balanceo propio sobre dos ruedas que son impulsadas por una batería con base de litio. Pero, por alguna falla de diseño, muchas de ellas no aguantan el proceso de recarga y se prenden fuego.

Los casos abundan: en Alabama, Estados Unidos, Timothy Cade publicó un video en YouTube que mostraba cómo su patineta eléctrica se chamuscaba ante la cámara. (Internet/La Nación)