Economía

Hotel Ramada de Guayaquil dejó de funcionar desde el 25 de abril, ahora debe abandonar el edificio

Con el ingreso principal cerrado con llave, a oscuras y sin guardias de seguridad. Así luce el lobby del Hotel Ramada, en la calle Malecón, este viernes 17 de mayo se cumpla el plazo acordado para que la empresa Cadena Hotelera Hotelca C. A. -que maneja el hotel- entregue el edificio al Fideicomiso Mercantil Ramada, el nuevo dueño del inmueble.

Desde afuera, entre las penumbras y el reflejo de los ventanales, solo resaltaba un juego de muebles color verde aceituna, parte del mobiliario del hotel decorando una sala de espera vacía. Solo dos mujeres estaban en la recepción, una de ellas dijo que el hotel dejó de funcionar y recibir huéspedes desde el 25 de abril pasado. Desconocía qué pasará con ella y los trabajadores o cómo será su salida este viernes cuando tengan que dejar el edificio. “No sé, no tenemos información y tampoco podemos decir nada”. Volvió a poner llave y se alejó de la puerta.

La fecha para salir del edificio fue acordada por los propietarios del hotel (Hotelca C. A) y del edificio donde este funcionaba para que se liberen las cuentas bancarias y mobiliario que fueron embargados por la deuda del arriendo que ascendería a $ 63.003,70, y que no se pagaba desde noviembre del 2023. Ese valor será condonado por el fideicomiso, pero si Hotelca no desaloja el inmueble hasta la fecha límite tendrá que pagar los valores adeudados hasta la efectiva desocupación.

Esta información consta en el proceso que se lleva adelante en la Unidad Judicial Civil del cantón Guayaquil dentro de la demanda interpuesta por el Fideicomiso Mercantil Ramada que pidió que el hotel sea desalojado, aunque con este acuerdo entre las partes se daría por terminado el juicio.

¿Qué pasó con el hotel Ramada?

El hotel del Malecón, como también era conocido el negocio, fue propiedad de los hermanos Roberto y William Isaías Dassum, exdueños del Filanbanco, hasta julio del 2008 en que fue incautado por la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD) -por disposición del expresidente Rafael Correa- para compensar un ‘hueco patrimonial’ de más de $ 600 millones en la extinta institución bancaria. Una deuda cuya existencia los exbanqueros siempre rechazaron.

Los empleados del hotel adquieron la mayoría de acciones de la empresa Cadena Hotelera Hotelca S. A. en el 2009 con un préstamo de la Corporación Financiera Nacional (CFN). Pero la compañía no era propietaria del inmueble, sino que este pasó a lo largo de los años de institución en institución conforme se fueron cambiando las autoridades económicas.

En el 2018, los Isaías pusieron una medida cautelar para evitar que los bienes que les fueron incautados fuesen vendidos, en el que estaba incluido el hotel Ramada, la cual estuvo vigente por cuatro años. El 10 de mayo del 2022 el juez del caso, Johnny Lituma, dispuso que se devuelvan los bienes incautados a sus dueños originales, a excepción de los que ya se han vendido, en cuyo caso se establecerá un precio justo sobre aquellos, y que se pague una indemnización por los daños causados.

Los empleados del hotel adquirieron la mayoría de acciones de la empresa Cadena Hotelera Hotelca S. A. en el 2009 con un préstamo de la Corporación Financiera Nacional (CFN). Pero la compañía no era propietaria del inmueble, sino que este pasó a lo largo de los años de institución en institución conforme se fueron cambiando las autoridades económicas.

El Estado apeló, pero un tribunal de alzada ratificó la decisión en septiembre de ese mismo año.

Desde entonces, los Isaías fueron recuperando poco a poco sus bienes, que pasaron al control de un fideicomiso creado por ellos en Estados Unidos: Comité DH-ONU-Reparación Integral (Trust).

A su vez, el 19 de octubre de 2023, el Comité DH-ONU-Reparación Integral constituyó el Fideicomiso Mercantil Ramada con Arafisa S. A. Administradora de Fondos y Fideicomisos, al que se le transfirió “el derecho real de dominio” del inmueble donde funcionaba el hotel. Este, cedió (vendió) los derechos fiduciarios a una tercera persona, según explicaron fuentes cercanas a los exbanqueros. Esto ocurrió el 21 de noviembre de 2023. O sea que los Isaías ya no son los propietarios.

¿Qué pasa con otros negocios que funcionan en el predio del hotel?

El predio del hotel está ubicado entre las calles Malecón Simón Bolívar, Panamá, Imbabura y Tnte. Manuel Luzarraga. En ese predio funcionan otros locales, entre restaurantes y una empresa de encomiendas.

Alfredo Suárez, quien se identificó como trabajador del restaurante Gourmet Market y de la Pizzeria Il Napo by Gourmet Market, no conocía del todo el asunto legal entre los dueños del hotel Ramada y los del edificio, dijo que esa parte del predio, donde antes funcionaba el casino del Hotel Ramada, no tiene vinculación con los dueños del hotel, por lo que a su criterio es totalmente independiente. No han recibido ninguna notificación y seguirán funcionando.

Suárez aseguró que los restaurantes Gourmet Market y de la Pizzeria Il Napo by Gourmet Market tienen dos años funcionando en esas instalaciones, en Panamá e Imbabura, y no van a salir.

En la otra esquina, en Panamá y Luzarraga, funciona la empresa de encomiendas Rutsol (Ruta del Sol). La encargada del negocio indicó que la empresa lleva funcionando 20 años en ese lugar y tampoco van a salir del inmueble. Aseguró que aunque están dentro del mismo predio, el local que ocupa no tiene nada que ver con los duelos del hotel, es decir, Hotelca C. A.

A mitad de cuadra, en la calle Panamá entre Riobamba y Luzarraga se ubica otro negocio, el restaurante español La Rebanada, sin embargo, permaneció cerrado.

Gremio lamenta salida del hotel Ramada, pero ve una oportunidad

Para Holbach Muñeton, presidente de la Cámara Provincial de Turismo del Guayas y de Federación Nacional de Cámaras Provinciales de Turismo del Ecuador, la salida del hotel Ramada de Guayaquil genera preocupación en el sector hotelero. “Siempre hay la preocupación de qué va a pasar, no es que estamos traumados, pero sí estamos golpeados porque desde la pandemia hay hoteles que se han venido cerrando, ya no existen, los cambiaron, los hicieron otro tipo de negocios, es de todas maneras una incertidumbre”

Sin embargo, ve en esta situación adversa una oportunidad para los otros hoteles que funcionan en la zona para que puedan atraer a los huéspedes que llegaban al Ramada. Cruzando la calle del hotel Ramada está el River Garden, y a una cuadra se ubica el Ibis Style.

“Sí hay oportunidad para todo, porque está en un lugar sumamente turístico, tiene el Malecón, la calle Panamá, Las Peñas, puerto Santa Ana. Entonces, creo que es cuestión de activar una ruta y zona segura para que todos esos hoteles puedan potenciarse”, sugirió Muñeton.

El dirigente aseguró que el concepto que él manejaría para la zona donde está el Ramada y los otros hoteles es que se convierta en una zona hotelera, por lo que no descarta que otro hotel pueda llegar al lugar donde funcionaba el Ramada u ocupar otros sitios cercanos.

“Mi concepto es diferente, yo no quisiera ser el único, yo quisiera que haya más hoteles, porque si no vienen donde mí, van al del frente, van al de la otra esquina y mañana el de la otra esquina viene y ya va a ver una competencia que nos va a ser más competitivo”, explicó el dirigente. Sin embargo, reiteró que hay que enfocarse en mejorar la seguridad y además potenciar el turismo nacional.

Cerca del Ramada funcionan otros hoteles, que también ven una oportunidad de atraer más clientes con esa salida del sector. Por ejemplo, el hotel Boutique, ubicado en Junín y Córdova, aunque no conocían que el Ramada ya dejó de funcionar señalaron que podría convertirse en una oportunidad para atraer más huéspedes.

Viviana Peñafiel, vocera del hotel, aseguró que no se ha percibido aún alza en la llegada de huéspedes por la salida del Ramada.

Fuente: www.kchcomunicacion.com