Opinión

Hotel Quito es Quito

Marcelo Larrea Cabrera
Email : marlarrea@gmail.com

 

IESS A LA RECUPERACIÓN DE SU PATRIMONIO

El presidente del Consejo Directivo del IESS, Eduardo Peña, declaró públicamente que el instituto revisará la venta del hotel Quito, abrirá el camino para reasumir su dominio, para ponerlo en marcha como un hotel de primera línea.

El hotel se construyó en los años 50, gracias al financiamiento de la seguridad social. Se concesionó a una de las principales administradoras de hoteles del mundo, situándose como el primer Hotel del país. Sus rendimientos financieros se destinaron año tras año al fortalecimiento de las reservas actuariales, en lo que fue un ejemplo de una inversión positiva de los fondos previsionales, con un efecto multiplicador importante al contribuir al despliegue de la industria turística del país. Creo un centro vital de la vida cultural, social, económica y política de Quito y el país. Otorgó un uso adecuado a la «Patag de Guápulo, el mirador excepcional desde el que los aborígenes iban y venían del rio Amazonas, el mismo sitio en el que Francisco de Orellana inició la expedición española al río más grande del mundo.

El diseño lo realizó el destacado arquitecto estadounidense Charles Foster Makirahan, uno de los mayores exponentes de las innovaciones artísticas de la época, incorporando en la arquitectura moderna elementos pluriculturales y una implantación espacial que revolucionó la arquitectura de la época. Sus jardines fueron diseñados por Andrés Chiriboga, destacado arquitecto ecuatoriano que colaboró con Óscar Niemeyer en el diseño de Brasilia.

Por todos estos elementos que conforman una arquitecturizacion del espacio única, fue Premio Ornato de Quito, parte integral de la Declaración de Quito como Patrimonio Cultural de la Humanidad, en 1978 y 1984. Su complejo arquitectónico, que compone el edificio, jardines, piscina, estacionamiento, áreas recreacionales, fue declarado por el Concejo Municipal de Quito, como patrimonio de protección integral y absoluta en 1998 y en base a un valioso estudio de Alfonso Ortiz Crespo, en el 2014.

Atendiendo el «Compromiso Presidencial» del señor Rafael Correa de vender el hotel Quito a la empresa china CRBC, autoridades inescrupulosas del INPC de esos años, sin competencia legal, sustituyeron las declaratorias del municipio de Quito, por una simple ficha que reduce la protección patrimonial del hotel, a su esqueleto.

El absurdo de tal pretensión, ha sido detalladamente descalificado por los estudios científicos de los arquitectos, Gustavo Fierro, Mauricio Luzuriaga, Andrés Nuñez Nikitin, los pronunciamientos del urbanista académico Fernando Carrión, entre otros.

Tal despropósito arbitrario y lesivo al patrimonio cultural del país, que carece de eficacia jurídica, como legalmente, fue sustituido por una legal y apropiada resolución del mismo INPC, bajo la dirección de una destacada técnica, que ha laborado toda su vida en la protección del patrimonio cultural con las más altas calificaciones, Catalina Tello. Ahora ella ha sido removida de sus funciones, bajo la orientación insólita de la Ministra de Cultura Romina Muñoz, de subordinar la cartera de Estado y el INPC a ex funcionarios del correismo, -entre ellos su Viceministro Galo Sandoval-, más interesados en proteger los intereses de la empresa china CRBC, el ilegal «Compromiso Presidencial» de Correa, que el patrimonio cultural del Ecuador.

El Colectivo Hotel Quito es Quito, desde su formación hace ya 5 años, ha planteado al BIESS y al IESS, la pertinencia de recuperar el patrimonio de la seguridad social, reasumiendo la propiedad del Hotel por las vías que franquea la ley, ilegalidad de la venta, su objeto es ilícito, ya que la Constitución y la ley prohíben la venta de bienes patrimoniales publicos a privados.

También se ha propuesto la lesión enorme, el Hotel fue vendido bajo un avalúo adecuado a los intereses de sus compradores y su pretensión de usar ese espacio para fines comerciales, por lo tanto no expresa el valor real del bien, ocasionando una pérdida millonaria al patrimonio del IESS y al patrimonio cultural del país.

Y/o por declaración de utilidad pública, el interés de la seguridad social, de afiliados, jubilados, patronos, contribuyentes de todo el país; el interés y obligación de proteger el patrimonio cultural de la nación, a más de que el hotel es un icono de la arquitectura moderna en el país, américa latina y el mundo; el valor urbano para los barrios aledaños, La Floresta, Guápulo, la Paz, la González Suárez y todo Quito, es obvio que constituyen un interés público superior, a los intereses particulares de CRBC, por lo tanto es legalmente procedente su declaración de utilidad pública.

Estos criterios han sido compartidos, refinados y sostenidos todos estos años con la Comisión Cívica Anticorrupción. Y ahora además, con la participación de la Mancomunidad de Barrios del hiper centro de Quito, inteligentemente dirigida por Rocío Bastidas y el Cabildo Cívico de Quito.

El presidente del Consejo Directivo del IESS, Eduardo Peña, con una clara comprensión del tema y la relevancia de proteger el patrimonio del IESS, enfrenta el reto de recuperar el Hotel Quito para la seguridad social, para la cultura de Quito y el país, propósito en el que cuenta con el apoyo de todos los sectores de la seguridad social, de los barrios de Quito, de los defensores del patrimonio cultural, del espacio público, de la seguridad jurídica, de la Comisión Cívica Anti Corrupción, de los ex alcaldes de Quito (Roque Sevilla, Paco Moncayo, Augusto Barrera, Andrés Vallejo), de la academia bien entendida, porque el Hotel Quito es Quito.