Internacional

HONDURAS-TEGUCIGALPA-POLÍTICA-A 15 años del golpe de Estado, Honduras tiene oportunidades para fortalecer democracia, dice expresidente Zelaya

 

 

Para el expresidente de Honduras, Manuel Zelaya, no existen dudas: el Gobierno de Estados Unidos estuvo detrás del golpe de Estado del 28 de junio de 2009, con el objeto de imponer su modelo neoliberal de «asfixia», como lo ha hecho en otras regiones.

En una entrevista con Xinhua, el exmandatario explicó que su país busca aprender de la historia, consolidar su democracia y la economía en general para dejar atrás el mote de «República Bananera» que por décadas se adjudicó a la nación centroamericana.

Manuel Zelaya, expresidente de Honduras:

«No somos nosotros, de origen mestizo, de origen indígena, pueblos latinos, americanos y caribeños, que estamos luchando más bien por sobrevivir en un mundo globalizado, que nos excluye prácticamente porque las grandes potencias hegemonizan la globalización económica, en este caso, estamos hablando de Estados Unidos».

De acuerdo con Zelaya, el golpe de Estado sirvió para favorecer a empresas transnacionales petroleras y a un grupo que se benefició con contratos lesivos para el interés nacional, e incluso se creó un cártel del narcotráfico.

El entonces Gobierno se enriqueció a costa del deterioro de las condiciones de vida del pueblo hondureño, muchos optaron por emigrar a Estados Unidos en búsqueda de oportunidades que Honduras no podía dar, por el deterioro, la corrupción y el saqueo a las finanzas del Estado, con el aval del Gobierno estadounidense, remarcó.

Zelaya consideró que el golpe de Estado en su país nació de la necesidad de propiciar un cambio, una situación que se ha repetido en otras partes de América Latina e incluso en África, con el respaldo de intereses tanto de Estados Unidos como de Europa.

En el siglo XX, resaltó el exmandatario, en países de América Latina y el Caribe ocurrieron alrededor de 170 golpes de Estado, con el fin de acaparar recursos naturales, minas y yacimientos petroleros.

La llegada a la Presidencia de Honduras de Castro en 2022 y el posterior establecimiento de relaciones diplomáticas con China en marzo de 2023 marcaron el inicio de «una nueva era» para el país centroamericano, con posturas en favor de la democracia y en contra de los bloqueos contra Cuba, Venezuela y Nicaragua, expresó Zelaya.

En lo que toca al vínculo con China, el exmandatario apuntó que la relación bilateral ha avanzado mucho tomando en cuenta el corto periodo, como lo muestra el establecimiento de una negociación para contar con un pacto de libre comercio más adelante.

Honduras también ha establecido cooperación con China en materia de educación. Existen proyectos en materia de energía, ciencia y telecomunicaciones, así como en cultura.

Zelaya dijo que lo que impulsó a Xiomara Castro a ser la primera mujer presidenta en la historia del país fue el deseo de generar una conciencia de un pueblo en «resistencia popular», para dejar atrás los tiempos en los que se identifica a Honduras como «República Bananera».

El exmandatario advirtió sin embargo que el fantasma del golpismo siempre está presente con sus «estertores del poder», como se lo confesó un alto funcionario estadounidense durante una visita a Zelaya cuando estaba refugiado en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa, tras el golpe de Estado de 2009.

Con información de la oficina en Tegucigalpa, Honduras. Noticias Xinhua.