Realidades

Hombres G, rebeldía de tres décadas

La agrupación marcó una peculiar forma de entrelazar la versatilidad del pop y la estridencia del rock.

GUADALAJARA. Nunca han sido los más guapos del barrio pero tienen a su merced a las chicas cocodrilo. Aunque en sus canciones aseguren que son «una cosa normal», lo cierto es que Hombres G ha sido una de las bandas hispanohablantes que marcaron una peculiar forma de entrelazar la versatilidad del pop y la estridencia del rock.

Son tres décadas aferrados a los escenarios y Hombres G no detiene su andar por las ciudades que les abrieron la puerta a la fama a partir de 1985, año en el que un cuarteto de madrileños -encabezado por la voz de David Summers- debutó en la ferviente movida española que, durante la década de los 80, dejó en claro que la música anglosajona tenía que compartir la corona de la popularidad.

La lírica divertida y pícara que Hombres G propuso en sus creaciones fueron un detonante para que estos madrileños pusieran en jaque a las radiodifusoras que comenzaron a censurar extractos de sus canciones ante la rebeldía y humor con la que los músicos se expresaban del amor, la fiesta, la juventud y el coqueteo.

La agrupación conformada por los novatos David Summers, Daniel Mezquita, Rafael Gutiérrez y Javier Molina jamás imaginó que aquella intención de jugar a replicar los acordes de The Beatles pero con letras que expresaban el acontecer cotidiano de la juventud, rápidamente llamaría la atención de la compañía Discos Lollipop, que no dudó en respaldar al cuarteto que se hacía llamar «Los Bonitos Redford», y transformarlo en lo que años después sería una leyenda viviente del rock español: Hombres G.

Tocar puertas y pedir oportunidades para subirse al escenario no fue algo que Hombres G experimentó del todo en sus primeros pasos. Desde el lanzamiento de su disco homónimo en 1985, toda España abrió sus foros para que los madrileños desataran la fiesta a través de canciones que rápidamente acapararon la atención de las estaciones radiofónicas.

Tan sólo en su primera producción, «Venecia» y «Devuélveme a mi chica» significaron un éxito rotundo a tal grado de ser consideradas como canciones icónicas del rock en español y referentes de la movida española, a la par que Alaska y Dinarama, Los Toreros Muertos, Radio Futura y Nacha Pop, entre otros, hacían brillar a los escenarios underground de Madrid en la televisión y radio pública.

Con la segunda producción «La cagaste… Burt Lancaster», Hombres G rompió sus propias fronteras conquistando a Latinoamérica luego de popularizarse «Marta tiene un marcapasos» y «El ataque de las chicas cocodrilo», canciones con las que causaron furor entre el público femenino, además de lanzar una de las baladas pop más emblemáticas de la década de los 80: «Te quiero».

Ya en 1992, Hombres G presentó «Historia del bikini», producción con la que anunciaría una repentina separación argumentando que era momento de que cada integrante tomara su carrera en solitario. David Summers fue el único del cuarteto que apostó por subirse de manera independiente a los escenarios, mientras que el resto de los integrantes se enfocó a cuestiones personales y distantes de la música.

De todo un poco
A casi tres años de su debut y alistando su tercer álbum «Estamos locos ¿o qué?, mientras se posicionaban nuevos éxitos con «Una mujer de bandera» y «Temblando», Hombres G se enfiló en el cine con su película «Sufre, mamón», en la que el cuarteto actuaba y hacía gala de su habilidad sonora bajo la dirección del padre de David, Manolo Summers, logrando que el filme llegara también a Ecuador, Chile, Colombia, Estados Unidos, México y Venezuela.

En 1988, la agrupación decide repetir la experiencia del rodaje con una segunda película «Suéltate el pelo», tema con el que se encabezaría paralelamente la cuarta producción, «Agitar antes de usar», que sumó canciones como «Si no te tengo a ti».

La literatura y recopilación gráfica de giras y conciertos también ha figurado en la trayectoria de los españoles, con la publicación de cuatro libros que ahondan en los orígenes de la agrupación, los senderos de cada integrante, su vida personal y empresarial.

PARA SABER
De acuerdo a la Recording Industry Association of America (RIAA), Hombres G se posiciona en la 13 posición de artistas españoles con mayor venta de discos en España, con un alcance registrado de 10 millones de ejemplares, sólo por debajo de Julio Iglesias, Raphael, Mecano, Alejandro Sanz, Miguel Bosé y Rocío Dúrcal, entre otros. (Internet/La Nación)