Deportes

Historias conmovedoras marcan Juegos Olímpicos de la Juventud

Más allá del tradicional ambiente de fiesta y confraternidad, verdaderas historias conmovedoras marcan hoy aquí con su huella la tercera edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud.

La argentina Delfina Pignatiello, una de esas estrellas emergentes de la natación latinoamericana, protagonizó uno de esos episodios en el Natatorium del Centro Acuático, cuando, en una de las ceremonias de premiación más emotivas de la justa, levantó su mano izquierda con la palabra escrita abuela y un corazón pintado, mientras lloraba profusamente.

Ganadora de la medalla de plata en los 400 metros libre, la sudamericana rindió así un sentido homenaje a su abuela materna Amalia, fallecida la semana pasada, en una muestra más de que la herida por los golpes de la vida aún estaba abierta.

La imagen reproducida por la pantalla gigante despertó el más rotundo aplauso del público y dio la vuelta al mundo, convertida en un verdadero fenómeno viral en las redes sociales e Internet y en la portada de muchos diarios.

Pese al dolor, la bicampeona universal juvenil de Indianápolis-2017 avanzó con paso lento y estoico hacia los micrófonos y grabadores, arropada por el consuelo oportuno de la húngara Ajna Kesely, quien conquistó la medalla de oro de la prueba.

Vitoreada desde la tribuna y aún quebrada por la tristeza, ensayó una sonrisa y entre sollozos respondió a las preguntas con una asombrosa madurez, pese a tener solo 18 años.

Otra representante de la delegación argentina, la gimnasta Olivia Araujo, sufrió un duro accidente en el caballo de salto que le provocó dos esguinces muy graves (grado tres) en sus tobillos.

Visiblemente contrariada, Araujo saludó al público en el Pabellón de América de la Villa Olímpica y se fue a sentar mientras no podía contener su llanto ante el abrazo y las palabras tranquilizantes de su entrenadora Antonella Blanco y del resto del equipo.

La gimnasta, de solo 15 años, comenzará ahora un largo proceso de recuperación que no sólo se basará en las sesiones de kinesiología y masajes, también en la ayuda de la psicología de cara a no comprometer su futuro.

rgh/am