Opinión

Historia de Trolli

La empresa Trolli -tal y como la conocemos- existe desde 1975, pero su historia comienza mucho antes: tras la Segunda Guerra Mundial, con una producción de pasta. A partir del momento en el que el azúcar vuelve a ser más asequible y algo más fácil de conseguir, el dueño, Willy Mederer, se cambia a los dulces.
Ante la gran respuesta de sus golosos seguidores, Willy amplía el surtido y comercializa sus productos bajo el nombre de “Wilmed”. Para poder dar servicio a la gran demanda, se incorpora a la compañía su hijo, Herbert Mederer. La empresa familiar acaba con todo ápice de aburrimiento en el mercado de los dulces con sus constantes innovaciones. A partir de ese momento, Mederer se especializa en los caramelos de goma. Esto tiene lugar bajo un nuevo nombre: Trolli, que nace en 1975. Poco después aparecen los primeros productos de éxito: los “Trolli Apfelring” y los «Trolli Pfirsichring”.
El éxito les hace “cruzar el charco”. ¡Trolli se va a EE.UU.! Tras la muerte del fundador, Mederer padre, en 1984, su hijo Herbert asume el liderazgo de la empresa como socio ejecutivo principal, el cual continúa llevando al mercado sus nuevas y locas creaciones de caramelos de goma. Al mismo tiempo, sus técnicas de producción siguen estando al más alto nivel. Aparecen Wurrli, ”Trolli Burger” -con sus tres capas- y los exitosos “Saure Glühwürmchen”. En 1993, Mederer gana el Candy Kettle Award. Trolli tiene tanto éxito con sus caramelos de goma que la empresa se expande internacionalmente (España, China, EE.UU.) e integra a los especialistas de golosinas Efruti y Gummy Bear Factory. Desde 2012, todas las filiales de Alemania están unificadas bajo el nombre de Trolli GmbH.
Por: www.trolli.es