Opinión

Hipócritas…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Acabo de celebrar de manera consiente, acá en los EE. UU., la fiesta de acción de gracias, y digo consiente, porqué en otras ocasiones, cené junto a familiares y amigos, el buen pavo, vino, dulces de calabazas, sin vivir y reflexionar las necesidades fundamentales, distorsiones, injusticias, y la propia degradación causada en nosotros mismos por las drogas, el alcohol, los vicios y las enfermedades mentales.

Esta vez decidí caminar por parques y calles en Newport, y sentí mucha alegría ver cómo las iglesias, ofrecían en bandejas el pavo, el puré, el relleno, zanahorias, y el pastel de calabaza, junto a una botella de agua, con los utensilios para comer, a todos aquellos que se acercaban y pedían llevar la cena para que también ellos agradezcan y festejen el día de acción de gracias.

Mi sorpresa mayor fue que me senté a ver a los homeless en un parque, mientras degustaban su cena de acción de gracias, con el gusto y felicidad que podían digerir dadas sus circunstancias, y una señora se me acercó a ofrecerme en su traje blanco, una bandeja de alimentos con todo lo descrito anteriormente, le agradecí por el ofrecimiento, y sentí vergüenza pensando que le privaba a otros el alimento y oportunidades, pero la señora insistió, acepté más por la curiosidad de probar el sabor y la calidad de esos alimentos ofrecidos con tanta generosidad, y me quedé realmente sorprendido, no podía diferenciar mejor sabor del pavo y demás agregados, de cualquier otro alimento similar servido en un gran hotel o restaurante, además estaba caliente, lo que significaba que no eran alimentos guardados, o sobras, como en otros lugares sobre todo en Ecuador, ofrecen a hospitales, iglesias, albergues, muchos disque de manera generosa.

Me rodaron lágrimas por mis mejillas, pues a pesar de estar en un pueblo rodeado de tanta opulencia, riqueza material, había riqueza y sensibilidad de muchas personas y organizaciones preocupados por compartir, y esa es la verdadera riqueza de esta gran nación y ejemplo para el mundo, que pese a sus despilfarros, libertinaje, y hasta degradaciones en ciertos sectores, hay otros sensibles, conservadores, solidarios, que te permiten vivir de conformidad con tu conciencia.

Es la tierra donde se pierde el que quiere, y se siente mejor y como nunca el que así lo decide. Gracias USA, porque estos días en esta gran nación, me han hecho tomar conciencia del porqué son la envidia del mundo, y estar en la cima, no es sino el trabajo perseverante de toda una nación de diversas raíces, pero orgullosos de ser estadounidenses y tener los logros que poseen…

Que diferencia, cuando se posesionó el nuevo gobierno, se habló de la desnutrición infantil, se habló y se habló, pero nada de lo hablado, ha sido enfrentado con acciones, resultados, políticas…todavía no entiendo a quien le rinden cuentas las instituciones públicas que reciben donaciones, las iglesias, los templos, las fundaciones, por qué no hay conciencia en nuestras corazones, la peor pobreza y miseria: es la del espíritu y de nuestro corazón, el mayor pecado contra la humanidad, es la indiferencia y el desprecio, educar para construir debe ser el lema en nuestros niños y jóvenes, cuyos primeros bloques de esa gran obra que formarán esa estructuras a lo largo de los años, es el amor y respeto a nuestros padres, valores y símbolos patrios, temor a Dios, solidaridad y respeto por la naturaleza y los demás, y ser gratos por todo lo que recibimos…

¿Por qué no podemos ser como USA?

Semper Fi.