Internacional

Hijo de Bachelet declaró como imputado por tráfico de influencias

La esposa de Dávalos, Natalia Compagnon, propietaria del 50 por ciento de la empresa Caval, declaró durante nueve horas, también como imputada, ante esta misma Fiscalía.

SANTIAGO DE CHILE. Sebastián Dávalos, hijo mayor de la presidenta chilena, Michelle Bachelet, declaró como imputado ante la Fiscalía de la región de O’Higgins en el marco de una investigación por supuestas irregularidades en un millonario negocio inmobiliario.

El interrogatorio a Sebastián Dávalos, rodeado de una gran expectación mediática y fuertes medidas de seguridad, tiene lugar en la ciudad de Rancagua, a 100 kilómetros al sur de Santiago, como parte de la investigación que lleva a cabo el fiscal regional Luis Toledo por la supuesta comisión de delitos de tráfico de influencias y uso indebido de información privilegiada.

La esposa de Dávalos, Natalia Compagnon, propietaria del 50 por ciento de la empresa Caval, declaró el pasado miércoles durante nueve horas, también como imputada, ante esta misma Fiscalía.
A diferencia de lo ocurrido, la llegada de Compagnon a la sede del Ministerio Público la semana pasada se produjo en medio de un gran tumulto.

En esa ocasión, la nuera de la presidenta incluso fue zarandeada por algunos manifestantes que protestaban por los casos de corrupción que se han conocido últimamente en Chile y que han salpicado a empresarios y políticos.

Sin embargo, este lunes los carabineros dispusieron un cordón de seguridad para mantener alejados de la sede de la Fiscalía a camarógrafos, periodistas y fotógrafos, y evitar eventuales altercados con manifestantes.

Los hechos que están en la mira del ministerio público salieron a la luz en febrero pasado, cuando el semanario Qué Pasa reveló que el Banco de Chile, entidad controlada por el grupo Luksic, entregó en 2013 un crédito de 6.500 millones de pesos (unos $10,4 millones) a la empresa Caval para comprar unos terrenos en la región de O’Higgins.

El hecho de que el préstamo se aprobara un día después de que Bachelet ganara la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, el 15 de diciembre de 2013, cuando Dávalos trabajaba como gerente de proyectos de Caval, ha golpeado duramente la popularidad de la mandataria, mientras que su hijo debió renunciar al cargo de director sociocultural de la Presidencia de la República.

Respecto a la comparecencia de Sebastián Dávalos, el ministro portavoz de Gobierno, Álvaro Elizalde, se limitó a señalar que “el Ministerio Público está realizando su trabajo para el total esclarecimiento de estos hechos”. (Efe/ La Nación)