Economía

Herrera: Proyectamos un equilibrio fiscal a partir de 2018

El secretario de Estado mencionó que en el financiamiento de la proforma presupuestaria de 2016, se reduce la dependencia del petróleo.

QUITO. Tras confirmar que Ecuador no firmará nuevos contratos de venta anticipada de petróleo con China y Tailandia. Esto, con el objetivo de procurar que el nuevo ciclo de crecimiento de la economía empiece en 2016.

Esto lo informó el Ministro de Finanzas, Fausto Herrera, durante una entrevista con el programa Ecuador No Para que se transmite por El Ciudadano TV, al señalar que las medidas adoptadas por el Gobierno “han sentado las bases” para superar la situación económica afectada por dos shocks externos: apreciación del dólar y reducción del precio del petróleo.

El funcionario explicó que el ajuste del decrecimiento económico se dio en su mayoría en este año y que, de acuerdo con la proyección cuatrienal presentada, en 2017 el déficit presupuestario será menor al 1% del Producto Interno Bruto (PIB) y que en 2018 ya se registrará un superávit. “Proyectamos un equilibrio fiscal a partir de 2018”, dijo al afirmar que “para el próximo gobierno las finanzas públicas estarán sostenidas”, dijo en declaraciones que recoge la agencia de noticias Andes.

Asimismo, explicó que en la Pro forma 2016 solo están registrados los ingresos por ventas anticipadas de crudo pero no los pagos porque forman parte de los gastos de Petroecuador. “El ajuste se dio en 2015 y esperamos que en adelante veremos mejoras para el pueblo ecuatoriano y estamos procurando que esa mejora sea en el menor tiempo posible”, manifestó el ministro.

Aclaró que el Gobierno siempre dijo que los años 2013, 2014 y 2015 iban a ser años de gran expansión económica porque “estamos tratando de hacer, en ocho años, lo que no se hizo en 40 años” y se refirió a la inversión en infraestructura y talento humano: “Ahora tenemos carreteras hospitales, escuelas, puertos, aeropuertos, hidroeléctricas, eso crea competitividad sistémica. Eso es lo que hemos sembrado en estos años y los retornos quedarán para los futuros gobiernos y para beneficio del pueblo ecuatoriano”, añadió.

En efecto, de acuerdo con la perspectiva gubernamental, solo la central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, una vez concluida, podría generar 600 millones de dólares anuales con lo cual la inversión que fue de 2.000 millones de dólares se recuperaría en unos tres años.

Herrera dijo que para conseguir ese objetivo, en menos de ocho años, “había que invertir hasta el último centavo y por tanto sabíamos que estos años serían difícil por la presión fiscal que teníamos”, presión que se agravó con los la caída del precio del petróleo y la apreciación del dólares. (DO/Andes/La Nación)