Opinión

Herencia de la década perdida

Henry Rafael Silva Viteri

henry.silvaviteri66@gmail.com

El tirano que por diez años asaltó al Ecuador dejando una herencia de pobreza, corrupción, división y odio acaba de recibir por parte de los ecuatorianos el mayor rechazo de su vida, el 61% hemos dicho ¡¡¡BASTA!!! Nos hemos librado de ese peso que hemos vivido durante esta inmunda Década Perdida.

La herencia que recibimos de la revolución socialista siglo XXI, es una herencia de asalto al poder, de la indebida apropiación de las funciones del Estado, el haber  manoseado a la justicia convirtiéndola en injusticia, haber acabado con los controles tanto de la Procuraduría como de la Contraloría para poder llevar adelante los proyectos de sobreprecios, coimas y corrupción nunca visto, dictados por el maestro de toda esta escoria, Fidel Castro.

Nos ha dejado este corrupto gobierno el mal sabor del más grande fraude fraguado para eternizarse en el poder y poder borrar toda la sinvergüencería  vivida en la década perdida, hemos perdido diez años de progreso, de decencia, cultura; pero hemos ganado una salida a la libertad. El gran fraude preparado por esbirros y borregos no se dio, pero nos dio la oportunidad de unirnos y enfrentar como nunca antes a la tiranía que tenía programado eternizarse en el poder.

Perdió Correa, no pudo bailar su “una solo vuelta”, perdió Moreno quien tuvo que salir al escenario a cantar canciones de Joan Manuel Serrat, perdió Glas que desapareció del mapa, perdieron los políticos que le hicieron el juego a los vividores de la Década Perdida presentando sus candidaturas, nunca pensaron en el bienestar de los ecuatorianos sino en su hoja de vida e intereses personales, y cuando los ecuatorianos nos unimos para luchar contra el fraude, ¿Dónde estaban Cinthya y Nebot?, ¿Dónde estaban Moncayo, Zuquilanda y Pesantez?, solo nos acompañó Bucaram y el delfín de los verde-flex Espinel conversando con Moreno para que ponga sus propuestas dentro de su programa de gobierno.

Se acabó la farsa, el fraude, la corrupción, el crimen, la desunión, hemos entrado en una nueva era de verdad, honestidad, de justicia y unión que llevará al Ecuador que ha quedado saqueado y herido a una etapa de progreso y desarrollo libres de la robolución socialista siglo XXI.

Nos despojamos de la herencia maldita que nos ha dejado este gobierno corrupto para cubrirnos de esperanzas y desarrollo en esta nueva etapa que vamos a vivirla todos los ecuatorianos que les hemos dicho NO a los autores de la Década Perdida.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.