Ciencia

Hemodiálisis: dieta, cuidados y estilo de vida

Las personas sometidas a este procedimiento que limpia la sangre y elimina los desechos que se acumulan cuando los riñones no funcionan.

ESPAÑA. Como paciente renal, es muy importante que lleves una alimentación equilibrada porque mejorará tu calidad de vida, permitirá un mejor resultado de la hemodiálisis y, en caso de ser candidato a un trasplante, ayudará a tu organismo a estar preparado.

El potasio es un mineral necesario para el correcto funcionamiento de los sistemas nervioso y muscular. Al no ser eliminado por el riñón, en los pacientes con insuficiencia renal se acumula en la sangre y puede provocar alteraciones cardiacas importantes. Por ello, es básico evitar los ayunos prolongados que favorecen el aumento de potasio en sangre.

Una de las funciones del riñón es eliminar los líquidos del cuerpo y, al no funcionar este, entre una diálisis y la siguiente se acumulan en el organismo, lo que provoca un incremento rápido de peso, hinchazón en las extremidades y aumento de la tensión arterial.

Usa una balanza de baño para pesarte a diario (siempre la misma).Mide el líquido que debes tomar al día (500 cc + diuresis), llena una botella de agua con esa cantidad y utiliza siempre la misma.
Chupa cubitos de hielo, bebe agua fría y en vaso pequeño. Elimina el agua de las verduras salteándolas después de hervirlas. Las patatas fritas tienen menos agua que las cocidas.
El pan tostado contiene menos cantidad de agua que el pan fresco. Utiliza rodajas de limón para estimular la salivación y humedecer la boca.

Mastica chicle sin azúcar, aun en el caso de que no sufras diabetes, para estimular la saliva.
Toma té frío y limonada en lugar de refrescos, que por su composición contribuyen a aumentar la sed.
Mantente lo más activo posible para no sentir la necesidad de beber.
Los hidratos de carbono han ser la base de tu alimentación, salvo si padeces diabetes, y debes combinarlos a diario con carne (preferiblemente pavo y pollo) o pescado fresco. Es importante también que reduzcas el consumo de sal para evitar posibles complicaciones derivas de la subida de la presión arterial: comienza a usar sustitutivos de sabor como hierbas aromáticas o ajo.

Comenzar un tratamiento de hemodiálisis provoca muchos cambios en la forma de vida de los pacientes. Haz ejercicio físico moderado con frecuencia y acorde a tu edad: camina, nada, monta en bicicleta…
Es importante insistir en ella para prevenir la halitosis (mal aliento) que, a veces, presentan los pacientes con insuficiencia renal. Hay que lavarse los dientes después de cada comida con un cepillo suave para impedir el sangrado de las encías y utilizar después un colutorio.
Utiliza jabones neutros, seca bien la piel e hidrátala con crema para evitar los picores. No uses perfumes que la resequen. (Efe/ La Nación)