Economía

Heinz y Kraft se unen para ganar mercado

La concentración empresarial en el mundo de la alimentación es una situación que se está viendo cada vez más, muestra de esto es que la mayoría de marcas de nutrición del mundo se encuentran en manos de pocas compañías.

COLOMBIA. Un claro ejemplo se presentó con el anuncio de la fusión entre las empresas estadounidenses Kraft Foods Group y Heinz Co para formar la tercera compañía de alimentos más grande de América del Norte, luego de que la primera entidad tuviera que lidiar con una demanda débil de productos alimenticios enlatados en su país de origen.

Con esto, el portafolio de la nueva compañía, que tendrá por nombre Kraft Heinz Co, contará con una variedad de productos que van desde galletas, pastas, queso crema, bebidas hasta todo tipo de salsas y aderezos, con los cuales espera tener ingresos por el orden de $28.000 millones.

Esta cifra posicionaría a la nueva sociedad como la quinta empresa más grande del sector alimenticio del mundo, siendo superada por Nestlé, que recaudó en 2013 un total de $103.500 millones, y compitiendo con Unilever, PepsiCo y Coca-Cola, compañías que facturaron $68.500 millones, $66.400 millones y $46.900 millones, respectivamente, según cifras de Oxfam.

De acuerdo con el decano de Administración de Empresas de la Cooperación Universitaria de Ciencia y Desarrollo (Uniciencia), Carlos Tamayo, la fusión de las dos compañías busca aumentar su competitividad y su cuota de mercado.

“Generalmente, este tipo de operaciones empresariales están inducidas por la identificación de una amenaza o para tomar ventaja de una oportunidad en el mercado. Estas son estrategias que les permiten a las empresas conseguir poder en el mercado y agrandarse de tal manera que puedan competir en el ámbito internacional”, declara Tamayo.

Además, con esta unión se espera ahorrar cerca de $1.500 millones para 2017.

Lo anterior lo explica el decano de la facultad de Administración de Empresas de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab), Juan Carlos Hederich, al comentar que con esta alianza las dos compañías tratan de generar valor con sus procesos internos.

“Estos ahorros se verán en la obtención de operaciones centralizadas que implican menores costos”, explicó Hederich.

Por su parte, una de las preocupaciones que se tienen por dicha fusión es la posibilidad de que se vayan creando monopolios que puedan apoderarse del mercado.

En este sentido, Tamayo asegura que para una economía no es sana la concentración de capital, pues en países como Colombia, donde hay altos índices de consumo y un ingreso per cápita bajo, “los consumidores van a necesitar una diversidad de precios y artículos. Por esto es bueno que exista una variedad de empresas en el sector para que suplan dichas necesidades”.(Internet/La Nación)