Economía

Hasta octubre el Gobierno necesita un plan para pagar al IESS su millonaria deuda, tras acuerdo con el FMI

El IESS reclama al Estado el pago de USD 5.012 millones por atenciones de salud de jubilados y de personas con enfermedades catastróficas.

Uno de los compromisos que adquirió el Gobierno como parte del nuevo programa de crédito con el Fondo Monetario Internacional (FMI) es pagar la millonaria deuda por salud del Estado con Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) por:

El Gobierno debe cumplir este y otros compromisos como parte del crédito por USD 4.000 millones, que espera recibir hasta 2028 por parte del organismo multilateral.

Se trata de una deuda que se ha acumulado desde 2001 y que hasta marzo de 2024, ya suma USD 5.012 millones, según el boletín de deuda del Ministerio de Finanzas, que incluye estos pasivos con el seguro social.

Eso podría ayudar a cubrir casi la mitad del Presupuesto del IESS en 2024, que se aprobó en USD 10.223 millones. El IESS incluye en esa cifra las atenciones en sus centros de salud propios, pero también de prestadores de salud privados. Recién en mayo de 2022, durante el Gobierno de Guillermo Lasso, el Estado reconoció que existe una deuda por pagar por estas atenciones de salud.

De ahí que el Ministerio de Finanzas y el IESS llegaron a un acuerdo para realizar una auditoría para identificar el monto real de las obligaciones pendientes. Esta auditoría se llevó a cabo como parte del anterior programa con el FMI que en ese entonces estaba en marcha, pues también fue una meta para recibir dinero del organismo multilateral.

Así, durante el Gobierno de Lasso se auditaron deudas de los períodos 2013 a 2016 y de 2020 a 2021, según un informe del FMI. El exministro de Finanzas, Pablo Arosemena, asegura que en el Gobierno de Lasso se auditaron y pagaron USD 232,9 millones por esas deudas de salud.

De ese monto, USD 201,59 millones correspondieron a pagos por deudas de atenciones a jubilados entre 2013 y 2016. Y otros USD 31, 3 millones por atenciones a jubilados que se dieron en el último trimestre de 2021.

¿Cómo se pondrá al día el Estado con el IESS?

Según el programa de crédito con el FMI, el Gobierno de Noboa tendrá que hacer lo mismo que hizo Lasso durante 2022; es decir, retomar las auditorías para avanzar con los pagos. Noboa se comprometió a «establecer un mecanismo para resolver los reclamos de atención médica del IESS, para darle previsibilidad al proceso de auditoría y compensación de obligaciones verificadas», dice el acuerdo. Para ello, el Ministerio de Finanzas tendrá que establecer un acuerdo con el IESS para la liquidación y el pago de esas obligaciones, tanto con proveedores de salud internos como externos. El Gobierno de Noboa tendrá como plazo hasta octubre de 2024 para establecer este nuevo acuerdo para ponerse al día con el IESS.

Con ese nuevo acuerdo, el Ministerio de Finanzas tendrá que contratar, por concurso, una empresa auditora. Esa auditoría será para identificar el monto de las deudas por atenciones de salud de los períodos 2023 y 2024.

Ese acuerdo con el IESS también debe definir el proceso a seguir para auditar y liquidar las obligaciones de salud de 2022, según el FMI. Esa meta se debe cumplir hasta fines de diciembre de 2024.

La deuda sigue creciendo

Durante el programa de crédito anterior con el FMI, el Gobierno de Lasso también presentó al multilateral un plan de acción y estrategia con plazos para emprender reformas legales y acciones administrativas en el IESS.

El plan estaba enfocado en «fortalecer el marco legal para las obligaciones del Estado en materia de gastos de salud y auditorías» y estaba previsto que se implemente en 2023. Con eso, según el Gobierno de Lasso, las obligaciones del Estado con el IESS «si las hubiera, se informarían, registrarían y liquidarían de manera oportuna y transparente».

Sin embargo, en mayo de 2023, con la declaratoria de muerte cruzada, Lasso no completó su mandato. Las reformas legales para solucionar este problema con el IESS, que lleva 23 años, también quedaron en ‘stand by’ . De ahí que la deuda del Estado con el IESS por atenciones de salud siguió engrosando.

La abogada especialista en seguridad social, Patricia Borja explica que las deudas del Estado por atenciones de salud con el IESS perjudican la sostenibilidad del sistema, pues la entidad se ha visto obligada a usar ahorros o desinvertir recursos. En el presupuesto de 2024, el IESS preveía ingresos por USD 1.540 millones en el fondo de salud, pero sus gastos en salud se proyectan en USD 2.039 millones.

«Cada año, el IESS pide al Estado un monto determinado para atenciones de salud, pero el Estado sigue sin asignar el dinero, en el Presupuesto del IESS ese casillero siempre está vacío», menciona Borja. De hecho, en 2024, el Estado no presupuestó recursos para pagar sus obligaciones en curso por atenciones de salud del IESS para jubilados y afiliados con enfermedades catastróficas.

Lo más grave es que sigue existiendo falta de claridad y de decisión en torno a cómo se debe cubrir el pago de las atenciones de las personas con enfermedades catastróficas, que demandan altos gastos al IESS, dice Borja. El problema en torno a la cobertura de las atenciones de enfermedades catastróficas se origina en que la Ley de Seguridad Social, de 2001, establece que se cubran con recursos de un fondo solidario en el que aporten, afiliados, empleadores y el Estado. Para ello se requería un reglamento que establezca los porcentajes de aportes de cada miembro, dice Borja.

Pero, más adelante, en 2008, la Constitución, dispuso que estas atenciones de enfermedades catastróficas se cubran con ingresos fiscales del Estado, añade Borja. Borja explica que, pese a que la Constitución está por encima de la Ley de 2001, el Ministerio de Finanzas ha insistido en que se debe conformar ese fondo solidario tripartito. De ahí que el IESS incluso ha interpuesto acciones ante la Corte Constitucional, para que se cumpla lo que dispone la Constitución y el Estado cubra esas atenciones directamente, añade.

Por:  PRIMICIAS