Actualidad

Hasta mañana se sistematizará información sobre consulta prelegislativa

Mauricio Proaño dijo que hay temas que se pueden mejorar en la normativa, como la rectoría de las políticas de ordenamiento.

QUITO. El vicepresidente de la Comisión de Soberanía Alimentaria, Mauricio Proaño, informó que una vez cumplida la fase de apertura de sobres que contienen las opiniones de las comunas, comunidades, pueblos y nacionalidades en el proceso de consulta prelegislativa, sobre los temas sustantivos del proyecto de Ley de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales, hasta mañana, el organismo legislativo sistematizará la información y determinará los respectivos consensos y disensos, que serán materia de análisis en las audiencias públicas provinciales.

En el Ecuador existe un promedio de 7,5 millones de hectáreas de tierra productiva. No obstante, no existe información procesada de dónde está concentrada la tierra a nivel nacional.

Indicó que durante el proceso lo fundamental ha sido el contacto con la gente que ha participado activamente dando sus aportes a distintos proyectos como por ejemplo la Ley de Recursos Hídricos, donde participaron más de 1500 organizaciones. Nunca pensamos que una ley se la puede hacer sin consultar a la gente, subrayó.

Mauricio Proaño precisó que el miércoles pasado la Comisión inició el proceso de apertura de sobres. Se inscribieron 502 organizaciones, de las cuales se calificó 490 que participan en este proceso de la consulta prelegislativa. Al momento esta tabulado los resultados de las opiniones emitidas por las organizaciones de base.

Según datos del Comercio, actualmente el país atraviesa por un problema de escasez de tierra productiva. Los datos lo ratifican: en 1970 existía 1,63 hectáreas agrícolas por cada habitante; para el 2014 esa superficie se redujo a 0,43 hectáreas, y para el 2050 las proyecciones son de 0,31 per cápita. Por ello, el oficialismo apuesta a esta ley que, a su criterio, configura un nuevo mecanismo en la administración de tierras y se promueva su aprovechamiento productivo y así garantizar la soberanía alimentaria y evitar las grandes concentraciones.

Por lo que Proaño resaltó que como asamblea y comisión cuando hay un tema importante que expone la ciudadanía en base a su realidad y vemos que puede causar algún inconveniente en sus derechos colectivos, los legisladores tenemos la obligación de cambiar ese artículo y de allí radica la importancia de receptar las opiniones de la gente que tiene todo el derecho de pedir que se incluya tal o cual aspecto en la normativa legal, enfatizó.

El parlamentario dijo que como está establecida la renovación de la comisión, los nuevos legisladores tendrán los insumos necesarios para seguir el proceso y presentar el informe para segundo debate y por fin tener una nueva Ley de Tierras que hace falta para afrontar los problemas de tierras que muchas veces están ociosas y no producen y no cumplen la función social y ambiental.

El proyecto se orienta a limitar la frontera agrícola, protegiendo y conservando los ecosistemas frágiles, como zonas de páramos, recarga hídrica, pantanos, bosques primarios, entre otros. Se establece que la aprobación del uso del suelo agrícola para urbanizaciones debe tener autorización de la Autoridad Agraria Nacional, añadió. (Asamblea/DO)