Opinión

¿Hasta cuándo el asalto de los radares?

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

Con total impunidad, los gobiernos autónomos descentralizados, la Comisión de Tránsito del Ecuador, vienen desde hace algunos meses por no decir años, metiéndonos la mano al bolsillo, sin que ningún órgano de control, asambleístas, Fiscalía, Corte Constitucional, salgan por sus propios fueros y de quienes dicen representar, para por lo menos investigar, ¿cómo es esto del atraco de los radares?

Algunos medios escritos inclusive, publicaron sendas investigaciones de algunos mafiosos propietarios, promotores, asociados a algunos Alcaldes, Prefectos, ex directores de la comisión de tránsito, que coludidos, incluso sin contratos autorizados por nadie, se reparten las multas que nos cobran sin orden de nadie, pero de manera cómplice nadie puede matricular su vehículo sin pagar las multas a estos delincuentes, que con total impunidad nos vacunan en el más flagrante, abusivo, e intolerable delito y atraco a nuestros recursos, con la venía y ceguera de todos y todas, todes.. y más grandes hdpts alcahuetes de éste el más grande asalto del siglo 21.

Son cientos de millones de dólares, que nos han cobrado por multas de exceso de velocidad, pasarse la luz amarilla… y en su total impunidad estos bellacos, ahora anuncian cámaras de 360 grados, para aplicar multas hasta por estar parados en las zonas cebras y otras contravenciones, porqué los agentes con tanta inseguridad, tienen miedo de ellos controlar el tránsito, y prefieren que desde cámaras, aplicar multas que con este sistema, la gente ya no podrá subsistir, trabajará para pagar estás multas exorbitantes, etcétera ..

El Ejecutivo requiere de la Asamblea para aplicar o reformar impuestos, pero estos mafiosos sin ningún filtro, con total audacia imponen multas, con salario mínimo total incluido, y ni el mismísimo Presidente que nos tiene que proteger ante los delincuentes, hace nada contra estas mafias, que son grupos o bandas organizadas perfecta e impunemente, todo supuestamente para educar y brindar seguridad al pueblo ecuatoriano.

¡Viva la mafia de los radares!

Semper Fi.