Economía

Hasta $ 32 mil cubre Seguro de Depósitos de Sector Financiero Popular y Solidario a usuarios

A partir del mes de junio inicia el cobro de la contribución de las entidades financieras del Sistema de Economía Popular y Solidaria, para el Seguro de Depósitos de las mismas.

QUITO. En el año 2011, luego de la promulgación de la ley de Economía Popular y Solidaria, se creó el Seguro de Depósitos del Sector Financiero Popular y Solidario, mismo que cubre a los depositantes en caso de liquidaciones, el cual hasta el momento los usuarios de dos bancos privados y 32 del sistema Popular ya se han beneficiado de este seguro.

“El Seguro tienen que crecer en el tiempo y llegar a niveles que permitan cubrir todo tipo de riesgos, por ello al inicio contaba con contribuciones de 130 instituciones para una cobertura de 917, pero con la resolución realizada Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera se hace un cronograma escalonado para que poco a poco todas las instituciones colaboren con el Seguro”, manifestó Eugenio Paladines, gerente del Corporación Seguro de Depósitos y liquidez (COSEDE) a Ecuadorinmediato, al explicar la clasificación para la recolección del dinero y los montos a cubrir en caso de liquidación de una entidad a los depositantes.

Se trata de un cronograma diferenciado donde las instituciones más pequeñas, es decir las que corresponden al segmento 5, deberán pagar un 0.15% del total de depósitos, no el depositante, sino la entidad como tal.

Actualmente, los fondos que posee el Seguro de Depósito ascienden a $146 millones a diciembre de 2015, de lo que en sus inicios contaba con $ 78 millones, luego creció a $ 109 millones, pero aún falta la contribución de todas las entidades del sistema. “Las instituciones financieras del sistema popular y solidario están clasificadas según su capacidad en segmentos y según dicha calificación será la contribución que realicen”, explicó Paladines.

Por ello, para el segmento 3 se establece una contribución del 0,25% de sus depósitos, para las segmento 4, una contribución de 0,12 y para el segmento 5, una contribución del 0,05%. “Debido a la situación económica del país los pagos serán, el segmento 3 desde junio 2016; y el segmento 4 y 5 desde diciembre de este año”, detalló el gerente del COSEDE.

Cabe recalcar que si las entidades financieras tienen activos menores a $ 1 millón, pertenecen al segmento 5, de 1 a 5 millones corresponden al segmento 4; las de 5 a 20 millones son del segmento 3; si van de 20 a 80 millones están en el segmento 2 y más de 80 millones en el segmento 1.

“La mayor cantidad de cooperativas pertenecen al segmento 5, con 518; pero la mayoría de contribuyentes están en el segmento 1 con 24 entidades, en total existen 851 instituciones y son los usuarios los llamados a conocer a que clasificación de su servidor financiero”, dijo.

Por esta razón, para este año se prevé un incremento de $ 50 millones en el fondo del Seguro de Depósito, pero poco a poco deberá crecer más, ya que hay políticas de inversión, “nosotros tenemos una rentabilidad con esos recursos invertidos, por supuesto hay que invertirlos en instrumentos muy líquidos, puesto que esos recursos deben estar en caso de necesidad disponibles; entonces la rentabilidad no es la prioridad, lo importante es que estén disponibles y diversificados”, resaltó el principal de COSEDE.

Además, si una entidad llegará a procesos de liquidación y pertenece al segmento 5, el depositante recibe la devolución que va desde los $ 1.000, mientras que el segmento 1 la más grande es recuperación de dinero es de $ 32 mil, es decir que se cubre en un 98% a 99% de los depositantes pues la mayoría tiene ahorros por menos de 32 mil.

Mientras que si los depósitos son mayores del monto del segmento 1, la diferencia la cubre el liquidador, que es nombrado por la Superintendencia de Economía Popular y Solidaria, quien vende los activos y recupera el dinero.

Estos cobros de contribución para el Seguro de Depósitos estaba previsto desde el año 2011 que salió el Código Orgánico Financiero, y establece en una transitoria que para proceso recolección del dinero se requería de un estudio técnico porque las realidades de financiamiento son distintas. (VCV/La Nación)