Opinión

HABRÍA UN CAOS NACIONAL SI SE METEN CON LOS JUBILADOS.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

[email protected]

 

Es inconcebible que desde adentro, en el mismo gobierno, se intente crear otro caos social cuando el más alto funcionario del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), Dr. Eduardo Peña Hurtado, habló de manosear los fondos de las pensiones que reciben los jubilados rebajando la mensualidad en un alto porcentaje.

Existen en el país aproximadamente medio millón de jubilados, que de darse esta extremamente maliciosa medida la gran mayoría de personas mayores de edad y sus descendientes saldrán a las calles del país a protestar por esa posible infame y absurda decisión, que podría desestabilizar aún más el maltrecho país.

Si un funcionario de extrema confianza del Presidente de la República intenta cometer semejante disparate, estaría atentando contra la misma seguridad del Estado y, si este fuera un gobierno responsable, o le pide la renuncia o lo cancela de su puesto.

Recuerden cuando el Ing. Mec. León Febres Cordero rechazó una propuesta inviable del Eco. Alberto Dahik llamándolo TERRORISTA ECONÓMICO, en éste caso el Presidente Daniel Noboa debería llamar al Dr. Eduardo Peña como TERRORISTA DE LA SEGURIDAD SOCIAL.

Señor Presidente Noboa, con su natural e innata astucia, debe de haberse dado cuenta de que sus cuadros administrativos le están fallando y lo están llevando por el lado equivocado. Todavía es tiempo para rectificar errores y enrumbar su corto período por un despejado y seguro final, libre de corrupción y del Socialismo Progresista.