Actualidad

Hablar de fraude es una estrategia de la derecha para disimular sus derrotas: presidente Correa

El presidente Rafael Correa se reunió con su equipo ministerial este viernes en el Palacio de Carondelet.

QUITO.  El mandatario ecuatoriano Rafael Correa aseguró que las protestas protagonizadas por el movimiento Creo, del ex banquero Guillermo Lasso, por un supuesto fraude electoral son viejas estrategias de la derecha para mitigar sus desastrosas derrotas.

El primer mandatario se reunió con sus ministros para analizar los resultados electorales y precisó que las protestas fueron “un show”, e instó al candidato a la vicepresidencia de Creo, Andrés Páez, a presentar denuncias formales y con pruebas verdaderas.

Según el Jefe de Estado, estas protestas no son nuevas en los procesos electorales, pues se han realizado desde hace muchos años, cuando la derecha se siente derrotada.

“Esta ha sido la historia de la derecha cada vez que pierde y con sus medios de comunicación tratan de crear una realidad inexistente y tener al país en vilo. Pero es una estrategia riesgosa que poco a poco se les irá derrumbando porque no tiene pruebas”, señaló el Presidente.

El presidente Correa dijo que estás denuncias de fraude también han ocurrido en otros países de la región para evitar el desarrollo de los gobiernos progresistas en la región.

“Estos son los montajes que se han visto en Venezuela y en otros países porque aquí está esa derecha cavernaria internacional haciendo esta campaña sucia”, opinó.

Correa también aseguró que el conteo de votos en estas elecciones se desarrolló en tiempo récord, pues antes  el proceso demoraba semanas. Además, confirmó los datos del Consejo Nacional Electoral (CNE) de que la demora en el conteo del último 10% de votos demoró debido a la inconsistencia en las actas, y en esos casos, la ley obliga a que sea la Junta Provincial la que resuelva.

“Le doy la razón al CNE, lo más prudente frente a tan poco diferencia con el 40% para ver si había segunda vuelta fue trabajar con conteo real. Trabajar con proyección habría sido suicida”, dijo Correa en una reunión de Gabinete que mantuvo en el Palacio de Carondelet, en el centro histórico de Quito.

El mandatario también se refirió a la actuación de los movimientos indígenas en el proceso electoral. Explicó que en estos comicios la izquierda le dio la espalda a su candidato, Paco Moncayo (6,71%) prefirió votar por un banquero, sobre todo en provincias como Morona Santiago y Chimborazo, en las que existiría mayor presencia de adeptos a movimientos como Pachakútik y la Confederación de Nacionales Indígenas del Ecuador (Conaie).

“La derecha no tiene lealtades, tiene intereses”, concluyó. (ANDES/LA NACIÓN )