Actualidad

Habitantes ignoran orden y siguen en la Isla Trinitaria

Según la Secretaría de Prevención de Asentamientos otras 112 familias serán desalojadas de esta zona protegida, en las riberas del estero.

GUAYAQUIL. Pese a que el Gobernador del Guayas, Rolando Panchana, pidió el desalojo de las cuatro carpas del Municipio, ubicadas en las cooperativas Independencia 2 y Mélida de Toral, ubicadas en el sector de la isla Trinitaria, continúa en ese lugar prestando asistencia las 40 familias que se quedaron sin un techo.

Esto sumado al personal de la Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil (CSCG), que controlan la planta eléctrica que abastece de energía a quienes se encuentran en las arterias viales cerca del sector donde perdieron sus viviendas por la acción de desalojo que se dispuso desde el Gobierno, para la construcción de un malecón en el lugar.

Paro no perder la poca ayuda que han logrado obtener, ayer, un grupo de habitantes de la cooperativa Mélida Toral, no permitieron el ingreso de tractores y de maquinaria pesada a ese sector. Ellos hicieron unas barricadas construidas de caña e impidieron que se cumplan con las tareas de limpieza que había programas.

La Policía llegó al lugar para evitar que se produzcan desmanes. Un representante del Ministerio de la Vivienda (Miduvi) llegó también al lugar para trata de calmar a los moradores desalojados.

Mientras que los menores de edad han sido puestos a buen recaudo y han sido trasladados hasta el Albergue Juan Bosco, en la cooperativa Independencia 2, donde se alojan provisionalmente y reciben atención médica por parte de las clínicas móviles del Municipio de Guayaquil. Adicionalmente, se les proporciona alimentación hasta que se ponga en marcha en plan de contingencia del Gobierno.

Este es uno de los 11 tramos intervenidos por la Secretaría Técnica de Asentamientos Irregulares, que tiene previsto derribar más de 140 casas en las orillas del Estero Salado, hasta fines de este año.

Mientras tanto, las autoridades ambientales procesarán a las personas que hayan incurrido en el delito de rellenar y talar el manglar.

Por su parte, la intendenta de Policía, Consuelo Castro, afirmó que los desalojos fueron advertidos, y que en su gran mayoría salieron de forma pacífica, excepto el pequeño grupo responsable de la agresión a los policías. (DO/La Nación)