Internacional

Guerrilla colombiana FARC libera primeros dos rehenes de cinco

Los soldados, considerados prisioneros de guerra, habían sido secuestrados durante un enfrentamiento en el departamento de Arauca, una zona fronteriza con Venezuela.

BOGOTÁ .La guerrilla colombiana de las FARC liberó a dos soldados capturados hace tres semanas, los primeros de cinco rehenes que los rebeldes acordaron soltar para que el Gobierno reanude el proceso de paz en busca de acabar con medio siglo de conflicto interno.

La Cruz Roja dijo que los soldados Paulo César Rivera y Jonathan Andrés Díaz fueron puestos en libertad, sanos y salvos. Se espera que en los próximos días también sean entregados el general Rubén Darío Alzate junto a otras dos personas.

Sus capturas llevaron al presidente Juan Manuel Santos a suspender las negociaciones de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) hasta que sean liberados, sumiendo en su peor crisis a un proceso de dos años que ha logrado más avances que todos los intentos anteriores.

“Dos miembros de la Fuerza Pública que se encontraban en poder de las FARC fueron entregados, en un lugar de la zona rural del departamento de Arauca, en el nordeste de Colombia, a una comisión integrada por representantes de los gobiernos de Cuba y Noruega, y por miembros del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR)”, dijo un comunicado del organismo humanitario.

Los militares fueron llevados en un helicóptero marcado con el emblema del CICR hasta un aeropuerto en donde fueron entregados a representantes del Ejército.

Ahora queda pendiente que la guerrilla ponga en libertad a Alzate, el militar de mayor rango capturado por los rebeldes desde que nació la guerrilla. El militar fue capturado junto a una abogada y un suboficial en una zona selvática de Colombia.

Los rebeldes han dicho que la entrega del general a la Cruz Roja podría complicarse debido a los operativos militares ordenados por Santos en la zona para liberarlo, aunque en un comunicado desde La Habana las FARC aclararon que enfocarán sus esfuerzos entregar a Alzate y a sus acompañantes.

“Esperamos que los operativos dirigidos por el Ministerio de Defensa y el sitio militar contra la población civil, se suspendan de inmediato, para que la liberación de las personas mencionadas, trascurra sin sobresaltos y sin riesgos para ninguna de las partes”, precisó la guerrilla.

Cuba y Noruega, garantes del proceso de paz con el que busca acabar con un conflicto que ha dejado más de 200.000 muertos, ayudaron a facilitar un acuerdo para liberar a los rehenes.

A pesar de que las partes han estado dialogando en La Habana, siguen enfrentándose a fuego abierto en el interior de Colombia. Aún son frecuentes los ataques de la guerrilla y los bombardeos de las Fuerzas Militares.

Santos se niega a firmar un cese bilateral del fuego, como reclaman las FARC, con el argumento de que la guerrilla podría aprovechar para sacar ventaja militar y prolongar la negociación indefinidamente. Y las FARC aún siguen capturando militares y policías.

En el pasado, la guerrilla llegó a tener en su poder a decenas de efectivos de las Fuerzas Armadas. La mayoría de ellos fue entregada al CICR, otros murieron en cautiverio, fueron rescatados o huyeron.

Las FARC dijeron que no será tan fácil retomar las negociaciones de paz porque la suspensión del proceso por parte de Santos minó la confianza construida entre las partes.

En el proceso de paz, las partes han logrado acuerdos parciales para dar acceso a la tierra a campesinos pobres, sobre garantías para que los guerrilleros puedan participar en la política, y sobre la lucha contra el narcotráfico.

Pero aún quedan pendientes temas complejos como la compensación a las víctimas, el fin de la violencia y la aprobación por parte de los colombianos de los acuerdos a través de un mecanismo como un referendo. (Reuters/ La Nación)