Opinión

Guerreros digitales y/o guerrilleros ocasionales

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

El último refugio del Correismo y sus últimos pelagatos y pelagatas, está circunscrito al uso de la tecnología digital para atacar a quienes no están de acuerdo con su política corrupta y depredadora, demostrada durante la década robada comandadas por un demente audaz e irresponsable, que como la mayoría de los tiranos socialistas-comunistas engañan a los pueblos necesitados de cambios profundos en sus estructuras, que en vez de mejorarlas los llevan al hambre y la miseria, tal cual ocurre en Venezuela, la actual Canciller no deja de elogiar y posiblemente admirar a la robolución Chavista continuada por un ignorante.

Como todo plan macabro nunca es perfecto, siempre tienen un proyecto alternativo y este también ya podría estar en proceso, fue tan público y notorio que en parques de la Capital se preparaban a grupos paramilitares dirigidos por un ex Asambleísta afín al anterior gobierno y otra activista de izquierda, como es habitual se iniciaron las investigaciones hasta la ultimas consecuencias y poco se sabe de los resultados de las investigaciones, pero lo criticable es que la institución encargada de realizarlas era dirigida por un ex ministro y ex guerrillero internacional, además por la Fiscalía General del Estado en aquella época dirigida por uno uno los sumisos ovejunos más sinvergüenza del Correismo hoy inexplicablemente olvidado.

Extrañan la farra, los viajes, la buena vida a costillas del pueblo engañado, más pobre y hasta con las esperanzas robadas. Prohibido olvidar; ya no son más, muchísimos más, ahora son menos, muchísimos menos, pero todavía les queda el último recurso en el C.N.E. Presidido todavía por otro fiel y sumiso ovejuno que quiere pasar de agache y buscar que le prorroguen el periodo.

Se les acabaron los cuentos del los golpes fácticos, la reestructuración de la derecha, la guerra económica, el boicot de los empresarios, los golpes blandos y otras mentiras históricas que el tiempo se encargó de desenmascararlas.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.