Internacional

Guerras en Irak y Siria han desplazado a 13,6 millones de personas

Amin Awad, director del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados en Medio Oriente, dijo que hacen falta recursos para preparar a 990 mil personas sin hogar para el invierno.

GINEBRA. Unas 13,6 millones de personas, el equivalente a la población de Londres, han resultado desplazadas por los conflictos en Siria e Irak, muchas sin agua o refugio a poco del comienzo del invierno boreal, dijo el martes la agencia de la ONU para los refugiados.

Amin Awad, director del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados para las regiones de Oriente Medio y África del Norte, dijo que el mundo se ha vuelto insensible a las necesidades de los refugiados.

“Ahora, cuando hablamos de un millón de personas desplazadas en dos meses, o 500.000 en una noche, el mundo simplemente no responde”, dijo a periodistas en Ginebra.

Los 13,6 millones incluyen a 7,2 millones desplazados dentro de Siria, un aumento desde los 6,5 millones estimados previamente por la ONU, así como 3,3 millones de sirios refugiados en el exterior, 1,9 millones de personas desplazadas en Irak y 190.000 que abandonaron el país en busca de seguridad.

La vasta mayoría de los refugiados sirios se encuentra en el Líbano, Jordania, Irak y Turquía, que Awad dijo “nos están haciendo avergonzar a todos” con su apoyo a familias sirias sin hogar.

“Otros países en el mundo, en especial los europeos y otros, deberían abrir sus fronteras y compartir la carga”, afirmó.

ACNUR dice que le faltan 58,5 millones de dólares en donaciones para preparar a 990.000 personas para el invierno, dinero que cubriría necesidades básicas como materiales para los refugios y ropa de abrigo.

Sin financiamiento para cubrir todas sus necesidades, la agencia está priorizando la asistencia a personas en zonas altas y frías y a los más vulnerables, como recién nacidos.

Awad dijo que Rusia y China, ambos en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas cuyos miembros incluyendo las grandes potencias occidentales han fracasado a la hora de acordar acciones para poner fin a la guerra en Siria, están al final de la lista de principales donantes y deberían contribuir más.

“Políticamente no pueden ser indiferentes, por lo que el tema humanitario es un imperativo y tiene que ser lo primero y esencial si no hay un acuerdo (político) (…) Necesitan contribuir de una forma u otra, como los demás”, afirmó.