Opinión

Guerra avisada…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Lo sucedido en el ataque al cuartel de Sucumbíos, refleja la irresponsabilidad con que los mandos militares y policiales, disponen en la protección, seguridad y control de sus unidades operativas, cuarteles, rastrillos, repartos, unidades militares, unidades de policía comunitaria etcétera…

Van dos asaltos: el uno en Esmeraldas, otro en los Ríos, y muchos en otras localidades que mantienen en reserva, ¿y son tan incapaces e indolentes como para ordenar máxima alerta al interior de esas unidades?…

Recién disponen máxima seguridad y extremar las alertas por los asaltos sufridos, pero parece que estos señores son unos pelotudos, no ven las noticias, no se enteran que estamos en estado de excepción, con la inseguridad al máximo nivel, que asesinan en cualquier lado, roban dónde se les ocurra, y a ellos no les importa ordenar mayores niveles de seguridad?

¿Qué clase de generales son, como podemos los ciudadanos comunes confiar en ustedes, si a vuestra propia gente no la pueden cuidar y proteger?

Dónde estaba el oficial de guardia, no asoma en los vídeos, estaba vacío el cuartel, dormían con escopolamina la tropa y los oficiales, dónde está el jefe del cuartel, por qué no se han ordenado los arrestos de quienes no han cumplido los protocolos de seguridad…

Lo mismo en el UPC atacado en Los Ríos, apenas un policía huye al ver a los bandidos y protegerse de los disparos, no se activan las alarmas, estaba vacío el edificio, funciona solo de día y en la noche cada quien para su casa…

¿Esa es la clase de organización y preparación que tiene nuestra fuerza pública? Esto es responsabilidad exclusiva de ustedes generales vagos e irresponsables, exponen a nuestras fuerzas militares y policiales de manera vulnerable a un enemigo que no descansa, que los vigila y hace inteligencia de vuestros movimientos, sabe cuándo son más vulnerables, cuando se duermen en sus laureles, ustedes son un peligro para la Nación y el Presidente los debería destituir y hacerles perder vuestros grados y condecoraciones…

Nada de sacrificada es vuestra tarea, es más bien de privilegios y prebendas, con honrosas excepciones, de ahí que todas las dificultades, pésimo estado de los materiales militares, cuarteles, es vuestra responsabilidad por ser pésimos administradores, líderes de papel… ahora entiendo porque siempre le han temido al delincuente común y argumentaban no estar capacitados y que no es vuestra misión constitucional, se les mojaba los pantalones, que vergüenza… Gracias a Dios, si quedan oficiales superiores con testículos rayados pero impotentes y cargados de vergüenza por la conducta de sus superiores…

Ojalá esta sea una lección para LASSO…y nada de mis queridos Generales y almirantes, acá entre soldados las expresiones son de respeto, llenas de coraje, fuerza y mucho valor, impulsándolos al sacrificio y hasta la entrega de sus propias vidas por la defensa de la Patria y de nosotros los ciudadanos. VERGÜENZA.

 

Semper Fi.